Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 16 de septiembre de 2019
  • Actualizado 22:59

Productores cruceños demandan ampliar uso de biotecnología

Productores cruceños demandan ampliar uso de biotecnología

Ante el incremento de la sequía, los productores de Santa Cruz demandaron este jueves al Gobierno, a través de un voto resolutivo, la ampliación del uso de biotecnología para los cultivos de soya, maíz, algodón y caña de azúcar, así como un "precio justo" de la urea, igual al que se vende a Brasil.


La petición conjunta fue realizada por la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), la Cámara Agropecuaria de Pequeños Productores del Oriente (CAPPO) y la Federación de Campesinos Productores Agropecuarios de las Cuatro Provincias del Norte Santa Cruz.

"Se solicita al Gobierno que asuma la decisión política de permitir a los productores del agro que tengan acceso a semillas genéricamente mejoradas para los cultivos de soya, maíz, algodón y caña", afirmó la secretaria ejecutiva de los productores del Norte cruceño, Deisy Choque.

También pidió que en el marco del reglamento de bioseguridad se inicie el proceso de evaluación y aprobación de los eventos biotecnológicos que necesitan los productores para mejorar su productividad.

Choque aseveró que además se demanda la aprobación por homologación de los eventos en soya, que son usados en otros países, como intacta y el tolerante a la sequía HB4.

En la actualidad, el único evento biotecnológico aprobado por el Gobierno, en 2005, es para el cultivo de soya (rr 40 - 3 - 2) que es resistente al herbicida glifosato.

El sector productivo realiza dichas demandas debido al incremento de la sequía que ha afectado de forma importante a los cultivos agrícolas.

El presidente de la Anapo, Marcelo Pantoja, detalló que el departamento ha sufrido una "tremenda sequía" en la campaña de verano, entre octubre de 2018 y marzo de 2019, y se ha registrado la pérdida de al menos 350.000 hectáreas de soya equivalente a $us 150 millones.

"Este es el tercer año que nos golpea el clima y no tenemos tecnología. (...) El precio, las condiciones climáticas y las plagas no se pueden controlar y necesitamos ayuda y creo que con la biotecnología podemos paliar este tema", afirmó Pantoja. 

El Presidente de la CAPPO, Isidoro Barrientos, expresó su preocupación por que las anteriores semanas se registró la pérdida de plantaciones en los municipios de Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián y otros, por lo cual tienen muchas deudas con las casas comerciales y otras entidades, incluso algunos productores ya no pueden acceder a créditos.

"Estamos en estado de emergencia porque los productores no pueden perder las campañas cada año. (...) Llamamos a los ministerios del área para dar una solución a la sequía y que aprueben el uso de biotecnología", aseguró Barrientos.

En esa línea, Pantoja solicitó al presidente Evo Morales que se establezcan las "condiciones óptimas" para incrementar la producción debido a que hace cinco años la misma está "estancada". 

Choque señaló además que se exige a la Cancillería y a los Ministerios de Salud, Desarrollo Rural, Productivo y al sistema universitario que los profesionales acreditados ante el Comité Nacional de Bioseguridad tengan una reconocida trayectoria para evaluar los riesgos sobre los organismos genéticamente modificados.

Asimismo, la dirigenta precisó que se solicita un "precio justo" de la urea para los productores nacionales, igual al precio de exportación a los mercados externos como Brasil, más los impuestos que corresponden, para evitar un "trato diferenciado" que afecta al sector productivo.

Barrientos detalló que en el mercado brasileño se comercializa la tonelada métrica de urea entre $us 280 y $us 300, mientras que en el país el costo aproximado es de 350 dólares.

"No es posible que haya un trato diferenciado para los productores bolivianos y si nuestra petición se consolida nos ayudará a reducir el costo de producción", sostuvo el representante.

Choque afirmó que ante la gravedad de la situación que golpea al agro cruceño y la falta de atención a las propuestas realizadas en los últimos años, se declararon en emergencia y esperan una respuesta "urgente" del Ejecutivo.