Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 04 de agosto de 2021
  • Actualizado 06:40

Padre Mateo Bautista: “No está en juego el honor de nadie, sino la salud del pueblo”

Padre Mateo Bautista: “No está en juego el honor de nadie, sino la salud del pueblo”

En los últimos días, el nombre del padre Mateo Bautista se escucha por todas partes. No por el proyecto de ley de 10 por ciento   de Presupuesto para  Salu, que presentó a la Asamblea Legislativa, sino por las acusaciones a su persona del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana. La autoridad dijo que el sacerdote "miente”,  que "quiere matar a la gente y que se esconde detrás de una sotana”.
El sacerdote de origen español, y "enamorado de Bolivia” desde hace 13 años afirma que no tiene nada que perdonar y se lo "entregó al Señor” .

¿Cómo se empapa de la realidad del país para elaborar el proyecto de ley de 10 por ciento para Salud?

Soy capellán del Hospital Oncológico de Santa Cruz, ahí uno ve lo lamentable de la situación de la Salud.  Me duele mucho cuando hay gente que grita de dolor y no podemos ayudar, veo que siempre faltan medicamentos, que en Bolivia no se pueden hacer trasplantes de médula ósea y por eso debemos enviar a los enfermos al exterior. 

¿Por eso elaboró el proyecto?

Claro, tenemos muchas necesidades. (Y de esas necesidades) le informé al presidente Evo Morales. Le pedí  que se invierta 5 por ciento del Presupuesto General de Salud  y le expliqué que esa cifra debe ser  progresiva: el 6 por ciento hasta llegar al 10 por ciento o más.  El Presidente dijo que en Salud estábamos bastante aplazados, por eso me causó extrañeza las declaraciones del ministro (Quintana) quien dice que en nuestro pedido subimos del 5 al 10 por ciento . El pobre no sabía lo que hablamos con el presidente Evo.

¿Escuchó al ministro?

En ese momento yo terminaba de hablar con una senadora del MAS. Ella dijo que donde vivía no  había siquiera una posta  de salud. Al principio  escuché (al ministro) y no entendía; después, cuando comenzó a acusarme  me senté en la silla más cercana, sorprendido. Sabía que habría  una reacción, pero no   tan desalmada como ésa.

¿Qué  sintió entonces?

Frustración... simplemente entré en oración y se lo  entregué todo al Señor. Le pedí paciencia. Analicé con sangre fría, por eso no hablé con ningún medio hasta el día siguiente. Esto no es un asunto personal, aquí no importa lo que le digan al padre Mateo, sino que se debata el proyecto. No está en juego el honor de nade, sino la salud del pueblo.

¿Perdona las acusaciones?

No tengo nada que perdonar. Además  ora por él (ministro),  pero un funcionario del Estado no puede decir  a un ciudadano que quiere matar a la gente porque presenta un proyecto

Le pidió al ministro de la  Presidencia que se retracte ..

Claro, un funcionario público, que vive y come a costa de los impuestos  ciudadanos, no puede descalificar e insultar a la gente. Es cuestión de justicia social. Es más,  tendría que intervenir el fiscal del Estado para decirle al ministro: ‘usted no puede acusar a un ciudadano por  presentar un proyecto ’. Es importante que alguien le diga que no se puede  aceptar esos lenguajes. Por el momento, ese hombre  para decirlo con  los pantalones bien puestos, voy a tener que ser yo.

¿Conoce al Papa?

Como la palma de mi mano. Lo malo es que no lo conozco yo, sino  él me conoce   a mí.

¿Le informará  esta situación? 

El  miércoles (hoy) enviaré todo vía diplomática. Es importante que el Papa sepa que viene a un país donde un funcionario del Estado dijo eso de un sacerdote sólo por presentar un proyecto de ley para mejorar la salud.

¿No cree que eso puede afectar la relación entre el Papa y el Gobierno?, falta poco para su visita.

No, porque esto es la declaración de un ministro, nada más. No de todo el Gobierno.

 HOJA DE    VIDA

  Orden  El padre Mateo Bautista nació en el pueblo Alba de Tornes, Salamanca, España. Es el menor de nueve hermanos. Se ordenó a los 25 años  en la orden San Camilo de Lelis.
Sudamérica  A los 29 años llegó a Argentina y desde 2002 vive en Santa Cruz, Bolivia.