Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 10:08

Muere la primera presidenta mujer de Bolivia Lydia Gueiler Tejada

Muere la primera presidenta mujer de Bolivia Lydia Gueiler Tejada

Foto de archivo de la expresidenta, Lidia Gueiler Tejada.

La ex presidenta de Bolivia, Lydia Gueiler Tejada (1979-1980), falleció hoy en La Paz a consecuencia de una prolongada enfermedad, confirmó su nieto, Luis Eduardo Siles.
La ex mandataria, la primera boliviana que se fajó la cinta presidencial, tenía 90 años. Un familiar en conversación con Radio Fides comunicó el sensible fallecimiento de la ex mandataria a los 89 años de edad. “Se apagó en paz y luego de varias semanas de estar con la fuerza física disminuida, pero junto con su familia que somos pocos falleció en la tranquilidad de su hogar”, relató.

Antecedentes

Lidia Gueiler Tejada nació en Cochabamba el 28 de agosto de 1921 y ha sido la única mujer presidente de Bolivia, y una de las once que han gobernado en América hasta 2011. Dichas mujeres presidentes de América hasta 2010 son: las argentinas María Estela Martínez de Perón y Cristina Fernández de Kirchner, la boliviana Lidia Gueiler, la nicaragüense Violeta Barrios de Chamorro, la guyanesa Janet Jagan, la ecuatoriana Rosalía Arteaga, la panameña Mireya Moscoso, la haitiana Ertha Pascal-Trouillot, la chilena Michelle Bachelet, la costarricense Laura Chinchilla y la brasileña Dilma Roussef.

Vida política

En 1948 Lidia Gueiler juró al Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y luego organizó grupos de honor que, según sus memorias, serían clave para la posterior revolución de 1952. 
En 1953, fue acusada de conspirar para matar al presidente Víctor Paz Estenssoro. Después de esta acusación fue diplomática en Alemania Occidental, Colombia y Venezuela. Fue diputada nacional entre 1956 y 1964. En 1979 fue presidenta de la Cámara de Diputados.

Interinato

El 1 de noviembre de 1979 el general Alberto Natusch Busch derrocó al gobierno interino de Wálter Guevara Arce mediante un sangriento Golpe de Estado. Como reacción se produjo un levantamiento popular encabezado por la Central Obrera Boliviana (COB) que generó a su vez una violenta represión generalizada, incluyendo la Masacre de Todos Santos, donde la policía y el ejército asesinaron a más de 100 personas e hicieron "desaparecer" a 30 más. Dieciséis días después, la resistencia popular obligó a Natush Busch a devolver el poder al Congreso, que eligió a Gueiler como presidente constitucional interina de la República, hasta las elecciones del 29 de junio del año siguiente.
El 7 de junio de 1980, un coronel del regimiento de escolta presidencial Waldo Ballivian, llamado Estrada, intentó asesinar a Lidia Gueiler en la residencia presidencial. El coronel Estrada estaba en completo estado de embriaguez y trató de derribar a culatazos de fusil la puerta del dormitorio de la presidenta. Un ayudante de la jefa de Estado impidió que el militar matara a la señora Gueiler.
Una semana antes de las elecciones se realizó el atentado terrorista de derecha que hizo estallar en el aire el avión en el que viajaban varios líderes de la izquierdista Unidad Democrática y Popular (UDP) en campaña electoral. Contra lo esperado por los sectores golpistas, el ataque incrementó la popularidad del líder izquierdista, el ex MNR Hernán Siles en las elecciones. El 17 de julio de 1980, nuevamente se interrumpe el proceso democrático, cuando es derrocada y exiliada por Luis García Meza en un nuevo sangriento golpe de estado para impedir la asunción de Hernán Siles.