Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 06 de diciembre de 2019
  • Actualizado 03:51

PIÑERA MANDÓ A CALLAR A MORALES PORQUE CREE QUE LA AUTORIDAD BOLIVIANA MIENTE Y ENGAÑA A SU PUEBLO.

Morales a Piñera: Un presidente indígena jamás callará ante el jefe de la oligarquía pinochetista

Morales a Piñera: Un presidente indígena jamás callará ante el jefe de la oligarquía pinochetista




El presidente Evo Morales aseguró que nunca no se callará “ante el jefe de la oligarquía pinochetista” en alusión al expresidente de Chile, Sebastián Piñera, quien horas antes le mandó a callar. 

“Un presidente indígena jamás callará ante el jefe de la oligarquía pinochetista que usa el poder público para negocio privado”, aseveró Morales, a través de su cuenta de Twitter.

Esta reacción de Morales surge, después de que por medio de la misma red social, Piñera le dijo a Morales que los nueve funcionarios bolivianos sentenciados en Chile fueron detenidos por violar la Ley chilena. Por tanto “mejor que se calle, deje de mentir y cumpla Tratado de 1904”.

Morales agregó que Piñera coincide con el Rey de España, Juan Carlos I, que también mandó a callar en 2007 a Hugo Chávez, porque ambos responden a las monarquías, jerarquías y oligarquías.





Los políticos de Bolivia y Chile protagonizan una serie de discrepancias después de que Bolivia presentó una demanda a Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en busca de una salida soberana al mar.

El enfrentamiento verbal se incrementó en los últimos meses porque nueve funcionarios bolivianos (dos militares y siete civiles) fueron capturados por carabineros y la semana pasada han sido condenados por la justicia chilena por presunto robo con intimidación y contrabando. Además a dos de ellos (los uniformados) les sentenciaron por porte ilegal de armas.

Aunque el Gobierno boliviano insiste que son inocentes y no cometieron ningún delito porque el pasado 19 de marzo, fecha en que fueron capturados, sólo estaban tratando de combatir a la ilícita actividad de contrabando que ingresa a Bolivia desde Chile.

Morales en reiteradas ocasiones dijo que la detención de los nueve bolivianos es una revancha del Gobierno por la demanda marítima boliviana, por eso incluso les declaró a esos funcionarios como “mártires”.