Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 05:35

“Morales es la esperanza para salvar el Planeta”

“Morales es la esperanza para salvar el Planeta”
La Paz/EFE

El canciller boliviano, David Choquehuanca, aseguró que su presidente, Evo Morales, es la esperanza para salvar el Planeta, que las piedras tienen sexo, que el trabajo infantil es bueno y que los indígenas, tras 500 años de resistencia, ya pasaron a la acción.



"Vivir bien"



Entrevistado por Efe en La Paz, también, dijo que el desarrollo de occidente produjo desigualdades y asimetrías, que su pueblo aymara no quiere "vivir mejor", sino sólo "vivir bien", y que la inversión extranjera ha hecho más pobres a los bolivianos.

Según Choquehuanca, Bolivia "subvencionó" la industrialización del mundo desarrollado con materias primas como el estaño de Potosí, y ahora lo sigue haciendo al "producir aire limpio que no cobra".

"Hay mucha esperanza en el mundo hacia el presidente Morales, porque consideran que tiene mucho que aportar. Por eso, el mundo nos está mirando. Morales no sólo representa esperanzas para los bolivianos, sino también para el mundo", aseguró el ministro.

"Cuando voy a reuniones internacionales, les digo que el presidente Morales es esperanza para el mundo, que hay que cuidarlo", agregó.

Explicó que los aymaras -pueblo del altiplano andino al que pertenecen él y Morales- no se asustan "cuando los niños trabajan en la comunidad".

"Los niños tienen que trabajar, tienen sus responsabilidades desde temprana edad -prosiguió-. Occidente dice que los niños no tienen que trabajar. Nosotros no, porque el trabajo era felicidad, no era explotación".

Choquehuanca señalo que en la cosmovisión aymara el hombre no es el centro del universo.

"Para nosotros lo más importante no es la plata. No estamos de acuerdo con el capitalismo. Para nosotros lo más importante tampoco es el hombre. Tenemos coincidencias con el socialismo y buscamos, también, satisfacer las necesidades materiales y espirituales del hombre. Pero, para nosotros lo más importante es la vida, que va más allá del hombre".



Cosmovisión aymara



Según el Canciller "el hombre está en el último lugar. Primero, están las estrellas, las plantas, los animales, las piedras. Las piedras hasta sexo tienen para nosotros. Hasta edad tienen. Hay piedras abuelo y piedras niño".

"Somos todos criados por la madre Tierra, la madre naturaleza. Un animal se alimenta de la leche de la madre Tierra, que es el agua. Una planta se alimenta de la leche de la madre Tierra, y nosotros también", dijo el ministro.

Aseguró que Bolivia, desde que llegaron al poder en 2006 Evo Morales y su Movimiento Al Socialismo (MAS), vive "un proceso de descolonización, de des-aculturación".

"No querían (las anteriores clases gobernantes) que los indígenas hablemos nuestro idioma, que practiquemos nuestras propias formas de organización, que mantengamos nuestra música. Nos han hecho sentir vergüenza -agrega-. Han llamado folklore a nuestra música. Nuestra música no es folklore, es música".

De manera enfática, dijo: "a nosotros nos han dicho: ustedes no tienen historia, lo de ustedes se llama etno-historia. Lo de ellos es música y lo nuestro folklore, lo que hacen ellos son grandes obras de arte y lo nuestro es simple artesanía".

"Antes queríamos parecernos a los occidentales -continua-. Muchos de nosotros hemos aprendido obligados el castellano. (...) Pero, desde los años noventa, con la campaña ´500 años de resistencia´, hemos decidido volver a ser nuevamente camiri".

Choquehuanca explicó que "camiri -término aymara- es una persona que vive bien. En quechua camiri es Kapac. La palabra rico y la palabra pobre no existen en nuestra cultura. La palabra raza tampoco. Por eso, recordamos el 12 de octubre como el Día de la Raza, porque un 12 de octubre de 1492 llegó el racismo a este continente".

Según el ministro, Bolivia vive un proceso de recuperación de sus recursos, su identidad y los saberes ancestrales, buscando "una vida armoniosa no solamente entre las personas, sino entre el hombre y la naturaleza".

"Recién estamos apareciendo a la luz pública, después de 500 años en clandestinidad, sometidos, excluidos, marginados -añadió-. Estamos destapando códigos como el de las tres dimensiones. Nosotros sólo manejamos una dimensión, pero nuestros abuelos lograron entrar en otras dimensiones".

Aclaró que su cultura habla del "Pachakuti. Pacha es el espacio, equilibrio, y kuti es retorno. Pero, no hablamos de volver atrás, sino de volver al camino del equilibrio. Hay energías que se están desatando en el Planeta que influyen en el ser humano (...) Esto no se enseña todavía en los colegios. Estamos empezando apenas".