Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 11:07

LA IMPORTANCIA DE LAS REDES SOCIALES EN AÑO ELECTORAL

Fundación vigilará censura en Internet y pide apoyo a usuarios

Expertos afirman que en Bolivia aún no se conocieron casos de bloqueo de páginas web, pero hay amenazas por parte de grupos de poder que se sienten afectados con publicaciones.
Fundación vigilará censura en Internet y pide apoyo a usuarios


Para promover el acceso a un Internet libre y sin censura, “que garantice la democracia”, la organización InternetBolivia.org firmó un convenio con el Observatorio Abierto de Interferencia de Redes (OONI) “para hacer un monitoreo constante de internet en Bolivia e identificar potenciales actos de censura o desvío de información”.  

Esta fundación asegura que, “al igual que en otros países, Internet tendrá un papel fundamental durante las siguientes elecciones en Bolivia. Por ende, buscamos hacer todo lo posible para que la ciudadanía pueda ver en internet una fuente confiable de información y un mecanismo para ampliar su derecho político a la participación”.

Según OONI, en el país, desde 2018, varios usuarios realizaron mediciones de manera independiente. Actualmente existen registros de unas 3.000 mediciones en Internet en Bolivia y aún no se identificaron páginas bloqueadas o acciones de censura.

La realidad es distinta en América Latina, donde OONI registró en 2018 censuras en Argentina, por temas comerciales; en Ecuador, durante protestas; y Nicaragua y Venezuela, por razones presuntamente políticas. Los casos más controversiales corresponden a Venezuela, donde se bloqueó el navegador TOR (que provee navegación anónima) y más recientemente Wikipedia, Facebook, Twitter e Instagram.

Asimismo, existen países donde se bloquean páginas web de organizaciones políticas o medios para evitar que cierta información llegue a la ciudadanía y así influenciar la opinión o sesgarla.

Agrega que el riesgo viene de la posibilidad que tienen los que controlan el Internet: empresas de telecomunicaciones, agencias de Gobierno y personas con acceso a los routers, quienes pueden fácilmente poner barreras para impedir el ingreso a ciertos contenidos o servicios, o incluso cortar todo el acceso a Internet.

“Por esas razones, InternetBolivia.org, organización compuesta por activistas que defienden los derechos digitales, efectuará mediciones estandarizadas en alianza con OONI y levantará informes periódicos”, puntualiza.

Esta alianza -agrega- permitirá que el equipo técnico de OONI pueda mejorar el tipo de mediciones que se aplican en el país, conducir análisis experto y actualización constante de las páginas estratégicas a ser medidas.



MANIPULACIÓN La censura impide el acceso de información a los usuarios/as de internet. No obstante, no consiste solamente en bloquear páginas web o cortar Internet. Hay múltiples reportes de censura que toman en cuenta manipulación de titulares de noticias, nombres de sitios y redireccionamiento de la navegación.



¿CÓMO FUNCIONA? Las mediciones se realizan a través de un software que envía sondas de detección a redes locales. Las sondas son capaces de identificar interferencias en el tráfico, paquetes maliciosos e intercambios inusuales. Cuando se detecta una anormalidad, se genera automáticamente un reporte de alerta con el cual se puede hacer una denuncia pública.

Las mediciones serán efectuadas por internetbolivia.org de manera regular, aunque también pueden ser realizadas por cualquier usuario a través de sus teléfonos móviles. Para esto, los usuarios deben dirigirse a GooglePlay o al AppStore, buscar OONI Probe y descargarse la aplicación.



APOYO “Al igual que en otros países, Internet tendrá un papel fundamental durante las siguientes elecciones en Bolivia. Por ende, buscamos hacer todo lo posible para que la ciudadanía pueda ver en Internet una fuente confiable de información y un mecanismo para ampliar su derecho político a la participación”, afirma la Fundación.



CONCEPTO La censura es un concepto abstracto que se hace concreto a través de diferentes mecanismos: en el cine, en la televisión, en la prensa, en la música que se emite por la radio, en las palabras que se usan en un libro, en las ideas que fluyen y que son peligrosas para la cúpula de poder (que tiene acceso al mecanismo de censura), afirma el experto en redes sociales, Marcelo Durán.

Añade que Internet no queda fuera de esta lógica. La censura aplica en diferentes niveles:

En los ISP (internet service providers) que pueden bloquear el acceso a ciertas páginas o aplicaciones. Este nivel puede ser ejecutado por los proveedores de servicio.

En los nodos de conexión (NAP Network Access Point / PIT Punto de Interconexión de Tráfico). Este nivel puede ser ejecutado por las instancias reguladoras como la ATT.

Durán señala que no existe una censura por filtros, por ejemplo, por palabras o imágenes, sino directamente al acceso a la plataforma. El ejemplo más recurrente es “El gran cortafuegos”, en China.

Durán puntualiza que si se promueve el concepto de “democracia” basada en la premisa de libertad de expresión, hay que asumirla con todas sus consecuencias. Un ejemplo, lo sucedido en “People vs Larry Flynt”, el editor de la revista de adultos Hustler que fue llevado a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos con cargos de difamación por usar a personas públicas en la tira cómica de la revista.

Al final, la Corte falló a favor de él. “Las intenciones de censura disfrazadas en el eufemismo de regulación son consecuencia de una ausencia de educación digital y de autoridades intolerantes con el humor y los productos derivados de la libertad de expresión, concluye Durán.

Es difícil parar un mensaje si se viraliza

Marcelo Guardia

Coordinador regional de Investigación en la UCB

Técnicamente es muy difícil que haya censura, por lo menos no conozco casos. Si una persona quiere mandar un mensaje a través de cualquier tipo de plataforma, lo envía.

Una forma de control sería que haya una especie de "censura" por parte de las personas, es decir, si alguien envía un mensaje considerado ofensivo, los integrantes del grupo le recomendarán que no lo haga de esa forma.

Otra forma es la autocensura o el autocontrol, que se llama también autorregulación. Uno, por su propio criterio, deja de enviar un mensaje si considera que puede ser ofensivo.

Pero no conozco un sistema que permita bloquear páginas o contenidos a priori, porque las redes se constituyen en un mundo demasiado grande.

Otra forma de censura es cuando se bloquean páginas a través de gestiones nacionales, como ocurre en China o Corea del Norte, donde se atenta contra la libertad de expresión. Aquí (en Bolivia), no conozco ningún caso.

En el país hay siempre amenazas de censura (de bloquear páginas). Los sectores que se sienten vulnerables, o que se les puede afectar a través de las redes, harán todo para controlar, pero es muy difícil, porque, por ejemplo, en las redes sociales los mensajes se viralizan gracias a una conexión muy rápida, que ocurre porque la gente considera que los mensajes deben ser rebotados o reproducidos.

Otra forma de censurar sería apagando la corriente como ocurre en Venezuela, por ejemplo. Cuando hay un problema y quieren evitar que circulen los mensajes mediante WhatsApp, lo que hacen es cortar la electricidad.

Las redes sociales serán fundamentales (este año), porque los políticos se han dado cuenta de que el escenario políticos para la definición y toma de conciencia de mucha gente son las redes, ya no los medios masivos.