Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:02

Ferreira vincula base militar chilena con reclamo por el Silala

Ferreira vincula base militar chilena con reclamo por el Silala



El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, afirmó ayer que la supuesta instalación de una base militar chilena cerca de la frontera con Bolivia guarda relación con la intención de su país de llevar ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el conflicto bilateral por las aguas del Silala.

Ferreira, en declaraciones a los medios estatales, aseguró que la instalación chilena cuenta con un equipo bélico de "alto potencial" y tecnología "satelital".

Las declaraciones del ministro se suman a las del presidente boliviano, Evo Morales, quien denunció la supuesta existencia de un destacamento militar chileno cerca de los manantiales del Silala, que son objeto de disputa entre los dos países.

La Cancillería chilena negó, por su parte, la existencia de destacamento militar alguno en esa zona y precisó que lo que hay es una "intensificación del patrullaje militar" para combatir varios tipos de delitos provenientes de Bolivia, como narcotráfico y asaltos.

"Estamos hablando de una base militar, de un regimiento acorazado con un equipo bélico de alto potencial, con lanza misiles y además equipos de contacto satelital, unidades de transporte", indicó Ferreira.

A su juicio, la situación "hace pensar que esto tiene una relación directa con el anuncio boliviano de reivindicar las aguas del Silala" ante la CIJ.

"Hay un marco internacional que establece que instalar ese tipo de bases son muestra de evidente animosidad de belicosidad y agresión", agregó.

Morales ha anunciado su intención de llevar la controversia sobre el Silala ante la Corte de La Haya al considerar que Chile hace desde hace más de un siglo un "uso abusivo" de este recurso natural.

Según el Ejecutivo boliviano, la preparación de esta causa legal tardará dos años y la deuda que habría contraído Chile por el consumo de esas aguas en cien años estaría cifrada en mil millones de dólares.

Las autoridades chilenas consideran "totalmente infundada" la acusación del Gobierno boliviano y, según el país austral, "la única instalación militar en la zona del río Silala se encuentra en el lado boliviano, apenas a 1,5 kilómetros en línea recta de la frontera con Chile, y Bolivia debiera responder por esa presencia militar permanente en la frontera".