Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 29 de noviembre de 2022
  • Actualizado 20:18

EL PRESIDENTE SOBREVOLÓ LA CHIQUITANÍA

Evo ve tres zonas en peligro y deja ayuda para los animales

En San Ignacio de Velasco, Santa Teresita y Concepción continúan los focos de calor. Las acciones para controlar el fuego continún y la ayuda sigue llegando. 
Evo ve tres zonas en peligro y deja ayuda para los animales

El presidente Evo Morales realizó ayer un sobrevuelo por la Chiquitanía, en el que detectó tres zonas en las que las llamas causan preocupación.
Según informó, en el norte del municipio de San Ignacion de Velasco los focos de calor “están casi controlados” y recomendó a la población evitar y controlar la reactivación del fuego. Reportó también que en Santa Teresita trabaja el Supertanker y Concepción es el más afectado.
“Lamentablemente ustedes están viendo sequía, calor, temperatura, que es como energía para el incendio y estamos en la obligación de cómo combatir eso”.
Luego de este trabajo, Morales participó de la instalación de bebederos de agua con capacidad de 300 litros y que están ditribuidos en un radio de ocho kilómetros en cercanías de las carreteras. Asimismo están los puntos de alimentos para los animales silvestres que sobrevivieron a los incendios. El personal de las Fuerzas Armadas dejó sorgo, papaya y otras frutas.
Entre tanto, la Corporación de las Fuerzas Armadas para el Desarrollo Nacional (Cofadena), a través de su Unidad de Explotación de Recursos Hídricos, movilizó equipos de perforación de pozos a la Chiquitanía, para garantizar la obtención de agua para las comunidades que atraviesan una fuerte sequía.

EL TRABAJO Por su parte, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, informó, según ANF, que en la reunión de coordinación interinstitucional se determinó realizar operaciones nocturnas por tierra para hacer frente al incendio que se mantiene en el municipio de Concepción porque “es más efectivo pese a que conlleva un mayor sacrificio. 
Zavaleta resaltó que se cuenta con alrededor de 10 grupos de voluntarios de diferentes lugares del país y con diferentes características que combinados con las Fuerzas Armadas, “podrán hace un trabajo más efectivo, además de un mayor despliegue”.
El trabajo se realizará en siete frentes; uno en la mañana y seis en el transcurso de la tarde.
El presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, informó de las operaciones del Boeing 747 Supertanker, 17 helicópteros, 7 avionetas, 58 cisternas y 260 vehículos para el transporte de brigadistas y voluntarios y 26 ambulancias para apagar las llamas.
La ayuda también se traduce en el aporte de 20 bolivianos de cada minero de Huanuni y el envío de 22 toneladas de ayuda humanitaria desde la Gobernación de Oruro. El Gobierno entregó 113 rollos de forraje y sales minerales.