Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 16 de septiembre de 2019
  • Actualizado 22:55

ES EL SEGUNDO INTENTO DE ROBO EN LO QUE VA DEL AÑO

Enfrentamiento entre militares y jukus deja cuatro muertos

Los ladrones de mineral estaban en tres vehículos. Dispararon sus armas de fuego y lanzaron dinamita a los uniformados. Fiscalía identifica a seis grupos de rateros.<BR>
Enfrentamiento entre militares y jukus deja cuatro muertos



Cuatro fallecidos es el saldo del enfrentamiento que hubo la noche del martes entre militares y ladrones de mineral denominados jukus.

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen, William Cordero, confirmó a los medios que los fallecidos ya son cuatro, "por la gravedad de las lesiones" causadas por el impacto de "proyectiles de armas de fuego".

El suceso ocurrió cerca de un puesto de control del Ejército en la carretera que une a la localidad orureña de Huanuni y la de Llallagua, en Potosí.

Los atacantes llegaron hasta el lugar, conocido como El búnker Kataricagua, en al menos tres vehículos y abrieron fuego contra los militares, además de lanzarles cargas de dinamita, explicó el ministro de Defensa de Bolivia, Javier Zavaleta.

"La patrulla destinada al lugar tuvo que responder al fuego de los atacantes con sus armas en defensa propia", afirmó.

El Ministro remarcó que los militares "respondieron al fuego en defensa propia" y ante un "ataque directo" de los ladrones de mineral denominados jukus.

Según Zavaleta, es el segundo ataque que sufren los uniformados en las últimas semanas, pues el pasado 28 de febrero personas "con armas de fuego y dinamitas" cargaron contra una patrulla también en Huanuni y dejaron heridos a cuatro militares.

Las autoridades presentaron una denuncia ante el Ministerio Público por los sucesos del martes.

SEIS GRUPOS El fiscal Departamental de Oruro, Orlando Zapata, informó ayer que esa instancia identificó a unos seis grupos de ladrones de mineral (jukus) que operan en el distrito minero de Huanuni.

"Son organizaciones bien establecidas. Cada grupo está compuesto aproximadamente por 160 personas", dijo a los periodistas.

El ministro Zavaleta señaló que la información preliminar que tienen es que los ladrones que atacaron el martes provienen de Llallagua y que "no son mineros, o personas trabajadoras del lugar", sino que son "delincuentes" porque abrieron fuego contra los militares "sin ninguna provocación".

Desde 2008, el Ejército está a cargo de la seguridad externa en la mina Huanuni, en Oruro, uno de los principales yacimientos de estaño del país, mientras que la Policía se encarga de la vigilancia en la parte interior del yacimiento.

El 30 de agosto del año pasado, el Gobierno promulgó una ley que incorpora artículos específicos en el Código Penal sobre el hurto y robo de minerales, para castigar con entre seis a 10 años de cárcel a los ladrones, además de sancionar a quienes compran lo robado en las minas con entre uno y cinco años de prisión.

Seis años

La pena máxima para los ladrones de mineral es de seis años de cárcel; para los que lo compran la sanción es de cinco años.