Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 22 de septiembre de 2019
  • Actualizado 04:21

EL VICECANCILLER JUAN CARLOS ALURRALDE AFIRMA QUE DESPUÉS DE LA FIRMA DEL CONVENIO MARCO, EL PAÍS DEL NORTE SE COMPROMETIÓ A VER EL CASO

EEUU abre la posibilidad de extraditar a Goni a Bolivia

EEUU abre la posibilidad de extraditar a Goni a Bolivia



El Gobierno de Estados Unidos se comprometió a descongelar el trámite de extradición de Gonzalo Sánchez de Lozada, solicitado hace más de tres años por el Gobierno boliviano para ser sometido en la ciudad de Sucre a proceso judicial por acusación de genocidio y delitos económicos contra el Estado.

La demanda de extradición planteada por Bolivia fue retenida, durante más de tres años, por el Departamento de Estado (Cancillería) de Estados Unidos. El compromiso inmediato es sacar el trámite del Departamento de Estado y remitirlo a las instancias judiciales.

Ese compromiso forma parte del proceso de normalización de relaciones entre ambos Estados, proceso que empezó con la suscripción de un “Convenio Marco de Respeto Mutuo” suscrito hace un mes. El vicecanciller Juan Carlos Alurralde, quien suscribió ese documento en Washington, en representación de Bolivia, dijo que es prioritario resolver la extradición de Sánchez de Lozada.

“Hay dos momentos o marcos dentro del propio Convenio. Una es la instancia política donde el diálogo entre los dos Estados, en el actual marco vigente de extradición, permita que los exhortos suplicatorios  que han sido enviados por el Tribunal Supremo de Justicia boliviano, pasen de la fase del Departamento de Estado al Departamento de Justicia y sean analizados dentro de la propia justicia”.

Según los compromisos asumidos en el “Acuerdo Marco”, se conformará un mecanismo de consultas políticas “donde se va a hablar de temas sensibles que existen entre ambos países y hemos expresado que el de Gonzalo Sánchez de Lozada es uno de los primeros que queremos tratar”.

Alurralde explicó que Estados Unidos, después de la firma del Convenio Marco “se ha comprometido a ver el caso y ha comprometido informarnos. Lo que se había tenido hasta ahora fue un silencio. No teníamos ni respuesta positiva ni negativa, sólo silencio”.

Agregó que ahora el gobierno de Obama se comprometió a dar una respuesta inicial. “Luego de la instalación de la Comisión conjunta de alto nivel, nos permitirá ahondar en estas preocupaciones y plantearlas a Estados Unidos respecto de este requerimiento”. La otra instancia definida en las negociaciones del Acuerdo Marco, es trabajar la ampliación del convenio de extradición. “Eso va a demorar más tiempo pero es un instrumento que va a servir para normar y legislar los futuros conflictos y problemas que tengamos en esta materia. Esto lo empezaremos a trabajar una vez se ratifique el Convenio Marco”.

Dijo que lo que se pretende es “blindar hacia el futuro este tema, de modo que los procesos judiciales tengan menor influencia política. Eso lo vamos a trabajar en el nuevo convenio de extradición. Con motivo de la firma del Convenio Marco hemos hablado del tema de extradición y el Departamento de Estado dijo que va a facilitar el trámite”.

Agregó que esa Comisión se va a instalar una vez se terminen los procedimientos internos de cada país para refrendar o ratificar el Convenio Marco. “En ese documento está comprometida la voluntad política de ampliar el convenio de extradición y blindarlo de influencias políticas para tratar este tipo de temas dentro de lo que se refiere, estrictamente a cooperación judicial”.

“Debemos tener un acuerdo, un instrumento jurídico que permita que delitos que se cometen en ambos países o acusaciones sobre delitos que se comenten en ambos países puedan ser ventilados y procesados en los propios países de origen. Es importante para nosotros, para evitar lo que ha ido sucediendo anteriormente con varios casos que tenemos pendientes respecto a demandas de nuestra justicia de Bolivia”, agregó el Vicecanciller.

En EEUU encontraron protección, a partir del año 2003, cuando Goni fue obligado a renunciar por una insurrección popular, además del expresidente, sus ministros Carlos Sánchez Berzaín y Jorge Berindoague, ambos también requeridos por la justicia boliviana.

Hace tres meses, las únicas cinco personas (de 18 acusadas) que quedaron en el juicio de responsabilidades abierto en la Corte Suprema de Justicia de Sucre, fueron sentenciadas. Los tres militares, excomandantes de las Fuerzas Armadas, recibieron las penas mayores de hasta 16 años de cárcel, en tanto que dos exministros de Sánchez de Lozada recibieron penas de tres años, por lo que tras una semana de detención recobraron la libertad.

Datos

Firma del acuerdo

Los Gobiernos de Bolivia, representado por el vicecanciller Juan Carlos Alurralde, y de los Estados Unidos, representado por la subsecretaria de Estado para Democracia y Asuntos Globales, María Otero, firmaron el lunes 7 de noviembre en Washington el acuerdo marco que rediseña las relaciones diplomáticas entre los dos países y reestablecer sus relaciones diplomáticas rotas en septiembre de 2008.



Objetivos

El Convenio Marco de Relaciones Bilaterales describe varias áreas de importancia crítica para la colaboración futura entre ambos países.

Los objetivos del acuerdo incluyen: fortalecer y profundizar las relaciones,

con respeto a los estados soberanos y su integridad territorial, apoyar acciones eficaces de cooperación contra el tráfico de drogas, mejorar la cooperación judicial y fortalecer las relaciones comerciales bilaterales.

Una Comisión Mixta será la encargada de velar por el cumplimiento del acuerdo.

Mayor cooperación antidroga

El Acuerdo Marco de Respeto Mutuo, obliga a Estados Unidos a asumir su responsabilidad en la lucha contra el narcotráfico y por tanto, a aumentar la cooperación económica que, en los últimos años disminuyó en forma sostenida.

El vicecanciller Juan Carlos Alurralde explicó que “es importante que Estados Unidos renueve su compromiso en la lucha contra el narcotráfico, asuma la responsabilidad que tiene como uno de los centros más grandes de demanda de cocaína al igual que Europa. Es un actor muy importante dentro de lo que significa esta lucha intensa, compartida y global que se debe efectuar y es otro capítulo importante”.

“Bajo el paraguas de este convenio hemos pedido que no se reduzca la ayuda que tiene Bolivia y que ha tenido una tendencia hacia la baja en los últimos años. Junto a la Unión Europea se debe establecer un paraguas financiero y de cooperación adecuada para hacer frente a un negocio que mueve miles de millones de dólares y que un país solo no puede enfrentar”.

El gobierno de Morales ahora busca establecer un nuevo convenio de cooperación comercial

El tema más difícil que abordaron los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos, durante los últimos tres años, con miras a restablecer plenamente sus relaciones bilaterales, fue el del comercio, reveló el vicecanciller Carlos Iturralde.

“Tal vez uno de los capítulos más sensibles que hemos trabajado es el tema de comercio e inversiones, donde queremos reconstruir y, con imaginación y voluntad política de ambos países, establecer un nuevo convenio de cooperación comercial, no importa cómo se vaya a llamar, que vaya con el espíritu del Tratado de Comercio de los Pueblos que hemos propugnado y defendemos y que, seguramente, tendrá sus matices, su propia característica resultado del diálogo”.

Para ello, “se ha creado un Consejo de Comercio e Inversiones entre ambos países y tenemos la esperanza y confianza de poder construir, conjuntamente, un acuerdo comercial que tenga las características de soberanía y refleje la asimetría que hay entre nuestros países en temas comerciales y permita, además, fluir hacia los más pobres el beneficio del comercio”.

El Vicecanciller recordó que esos preceptos están escritos en el Convenio Marco, lo que definió como muy importante porque se ha abierto la posibilidad de empezar a construir un nuevo relacionamiento en estos temas.

Alurralde dijo que la demora de tres años en la negociación del Acuerdo Marco refleja que se trataron temas sensibles “como el comercio, que es muy sensible para Estados Unidos, pero también temas como narcotráfico y la necesidad de establecer un diálogo político y la forma cómo se va a manejar la cooperación ahora para que los dos países, conjuntamente definan la línea en cuanto a volúmenes, áreas, sujetos de cooperación y beneficiarios. Esa agenda tan amplia ha complicado mucho”.

NEGOCIACIONES La autoridad señaló que en todo el proceso de negociación se produjeron “momentos en los cuales hubo intervalos de tiempo de duras y arduas consultas, pero hemos podido encontrar receptividad por parte de Estados Unidos y ambos Estados hemos tenido que optar por la flexibilidad en muchos temas. También nosotros hemos cedido en cierta medida para construir este acuerdo”.

Definió el acuerdo como “sui géneris”

“Ha sido un cambio cualitativo y sustantivo muy fuerte. Obviamente, ha despertado muchas sensibilidades y preocupaciones que gracias a la voluntad política se han podido ir remontando”, manifestó Alurralde.

Agregó que se trata de un convenio marco pionero que abre una nueva brecha, una nueva forma de relacionamiento y relanzamiento de las relaciones entre el Norte y el Sur, “y que permite restablecer  y reconfigurar estas relaciones que estaban basadas en un convenio de 1951, de hace 60 años, cuando las características de los sistemas multilaterales y bilaterales tenían otro tipo de prioridades”.

Vicecanciller asegura que Acuerdo Marco precisa ser ratificado 

El Acuerdo Marco firmado por los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos para normalizar las relaciones bilaterales, aún precisa de ratificación legislativa en el caso boliviano y de un procedimiento aún más sencillo en el caso estadounidense, informó el vicecanciller Juan Carlos Alurralde.

“En el caso de Bolivia debe ser ratificado por la Asamblea Plurinacional. Hay un trámite que va por el Ministerio de la Presidencia y esperamos que no demore más que unas semanas. En el caso de Estados Unidos es más fácil, no tiene que pasar por el Congreso y es un trámite mucho más corto”, señaló.

Una vez concluidos ambos trámites, se intercambian notas verbales dando a conocer la información y el convenio marco entra en vigencia.

Concluidos esos trámites formales, se restituyen los embajadores. “Ya se están viendo los perfiles”, dijo el Vicecanciller.

Se pudo conocer que en la Cancillería boliviana se barajan por lo menos tres nombres y en esta oportunidad una condición imprescindible será que el nuevo Embajador boliviano domine el idioma inglés.

“Hay oportunidades inmensas de avanzar hacia un nuevo relacionamiento, hacia una nueva dimensión”, dijo Alurralde al recordar que la responsabilidad principal del nuevo embajador será poner en marcha todos los compromisos del Acuerdo Marco de Respeto Mutuo.

La ejecución de ese acuerdo determina, por ejemplo, la creación y funcionamiento de comisiones del más alto nivel, como una de carácter político que debe abordar la restitución o aumento de la cooperación económica estadounidense para la lucha contra el narcotráfico y la revisión del Tratado de Extradición vigente entre ambos Estados, además de acelerar el trámite de extradición de Gonzalo Sánchez de Lozada y algunos de sus ministros que fugaron al país del Norte.