Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de septiembre de 2019
  • Actualizado 01:42

DAN PLAZO DE 72 HORAS PARA ATENCIÓN DE SUS DEMANDAS. AUMENTAN CRUCIFIXIONES EN LA VIGILIA

Discapacitados se sacan sangre y extreman medidas

Discapacitados se sacan sangre y extreman medidas



La vigilia de los discapacitados determinó dar 72 horas de plazo al Gobierno para atender  sus demandas o de lo contrario comenzarían una protesta conjunta con la Cidob, Magisterio, entre otras organizaciones a partir del miércoles próximo.

El diputado Jaime Estívariz explicó que se realizaron reuniones con organizaciones como la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob) y también la dirigencia del magisterio paceño, los que habrían brindado su apoyo para comenzar con las protestas conjuntas.

“Representantes de la caravana están manteniendo reuniones con estas organizaciones para determinar una gran marcha en repudio de esta actitud del Gobierno, estamos dando un plazo de 72 horas,  si no nos hacen caso tendremos que movilizarnos no sólo nosotros, sino en coordinación con otras organizaciones”, dijo Estívariz, quien lidera la movilización.

Las personas con capacidades diferentes extreman sus medidas por un bono de cinco mil bolivianos. Este lunes empezaron a sacarse sangre para escribir carteles por sus demandas. Uno se crucificó y otro se colgó en su silla de ruedas.

Cinco discapacitados, cuatro varones y una mujer, comenzaron a sacarse sangre para escribir carteles que tienen consignas como: “que se apruebe el bono o muerte”, “¡no queremos lástima!”, “¡Gobierno asesino!”, “¡así nos tienen!”, entre otros.

Otros discapacitados extreman medidas: una mujer se puso una mordaza de papel con cinta aislante, otro se crucificó en las barras de la iglesia Santo Domingo. A su lado, un tercer manifestante se colgó en su silla de ruedas que está sujetada por sogas.

 “Si el Gobierno no nos hace caso estoy decidida a crucificarme con mi niño”, dijo Julia Corrilo, quien se enjauló con su hijo de 13 años que sufre de discapacidad y que se sacó sangre para protestar por un bono de 5.000 bolivianos.

Samuel Cabrera, uno de los que sacó sangre, en entrevista con Oxígeno, lamentó la radicalidad de las medidas.“Estamos llegando a esta extrema medida porque el Gobierno no atiende nuestras demandas, después de que con que sacrificio hemos caminado todos estos días para llegar a La Paz y ni siquiera nos deja entrar a la plaza Murillo”.

El sector pide al Gobierno la aprobación de la Ley de Trato Preferente que contemple un bono de 3.000 bolivianos, aunque en estos últimos días el pedido subió hasta los 5.000 bolivianos anuales. El sector rechaza el ofrecimiento del Ejecutivo de 1.000 bolivianos que ya comenzó a distribuirse a los discapacitados graves y muy graves que están registrados y que tienen carné.

Actualmente, muchos de los discapacitados exigen la atención por parte de las autoridades en dotarles de víveres y mingitorios debido a que en el punto de protesta no existe ninguno y tiene que recorrer cuadras incluso con el riesgo de ser impedidos en el retorno por las barreras policiales que los vigilan.