Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 12 de diciembre de 2019
  • Actualizado 22:51

El Deber pide al Gobierno divulgar fotografías en las que presuntamente aparecen periodistas con narco

El Deber pide al Gobierno divulgar fotografías en las que presuntamente aparecen periodistas con narco

En un editorial titulado El Deber y sus nervios bien templados, el medio impreso de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, pidió al gobierno hacer público el material fotográfico que, según el viceministro de seguridad interior José Luis Quiroga, involucraría a periodistas con un connotado narcotraficante que fue solicitado en extradición por Brasil, desde el año 2015.
El pedido fue realizado cuatro días después que el periodista de El Deber, Guider Arancibia, reveló una grabación en la que se escucha la voz del ministro de Gobierno, Carlos Romero, con expresiones que fueron interpretadas por varios sectores como un intento de amedrentamiento al trabajo del comunicador.
Arancibia denunció que el 6 de mayo recibió una llamada telefónica del ministro de la seguridad interna de Bolivia, Carlos Romero Bonifaz, quien le formuló un reclamo, con acusaciones y amenazas por las notas publicadas sobre los vínculos del presunto narcotraficante Pedro Montenegro con autoridades policiales, judiciales y del gobierno del presidente Evo Morales.
“Mucho más lejos ha pretendido llegar el viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, que además de negar una intención amedrentadora de su superior, antojadizamente atribuye ‘nerviosismo’ a El Deber porque existirían fotografías de sus periodistas con un connotado narcotraficante que se campeaba muy a sus anchas en el país, no obstante de pesar sobre él, desde 2015, una solicitud de extradición de una nación vecina inundada por droga que llega desde Bolivia”, expresa el editorial del miércoles 23 de mayo.

El diario cruceño solicita “respetuosamente que, en plazo perentorio, entregue a las instancias que corresponda o haga público bajo responsabilidad de su despacho, el inédito material fotográfico, que además identifique con nombre completo y función específica a los supuestos ‘periodistas’ de El Deber que dizque aparecen retratados junto al capo narco”.

En la nota editorial, el rotativo “se ratifica plenamente en los criterios del buen uso de los recursos informativos y de una honestidad intelectual a toda prueba que son indispensables en la búsqueda permanente de la verdad y en el servicio a la comunidad”.