Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 21:03

Borda recuerda que opositores financiaron acción terrorista para dividir Bolivia

Borda recuerda que opositores financiaron acción terrorista para dividir Bolivia

El presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, recordó el lunes que los opositores al Gobierno de Evo Morales financiaron hace 10 años las actividades de un grupo terrorista que tenía el objetivo de dividir Bolivia; poner fin al mandato del líder indígena y frenar la política de nacionalización de empresas y recursos estratégicos del Estado que habían sido privatizados en el período neoliberal.
El 16 de abril de 2009, la Policía desbarató una célula terrorista organizada en Bolivia tras un operativo en el Hotel Las Américas, en la ciudad de Santa Cruz, en el este de Bolivia.
Eduardo Rózsa Flores (húngaro-boliviano), Árpád Magyarosi (húngaro-rumano) y Michael Martin Dwyer (irlandés) murieron en el enfrentamiento; mientras Mario Tadic (croata-boliviano) y Elöd Tóásó (húngaro) se declararon culpables.
Esa fecha "se ha desarticulado este grupo terrorista con mercenarios extranjeros que han llegado financiados por algunas personas bolivianas", dijo a los periodistas Borda, del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS).
Las investigaciones de ese caso revelaron que ese grupo irregular tenía como objetivo la fragmentación del territorio boliviano (entre occidente y oriente), el desarrollo de una guerra civil, generar escenarios de conflictividad para el derrocamiento del presidente Evo Morales y la intervención de una potencia extranjera.
Las pesquisas identificaron también a políticos y empresarios conservadores, como los financiadores de los pasajes, estadía en hoteles, compra de armas, explosivos, servicios de comunicación y dotación logística al grupo subversivo liderado por Rózsa Flores.
"Ha habido un grupo terrorista en Bolivia intentando dividir nuestro país, no solamente con acciones de hecho, sino con acciones jurídicas. Se estaba intentando promover un Estatuto Autonómico en Santa Cruz donde los del occidente tenían que ingresar al oriente con pasaporte (...), se les estaba dando excesivas atribuciones a los prefectos en ese entonces, se intentaba crear una moneda para un determinado departamento, se intentaba dividir nuestro país con la toma de instituciones y otro tipo de acciones que eran concordantes precisamente con este hecho", explicó Borda.
En 2008, autoridades departamentales de la oposición impulsaron referendos ilegales sobre estatutos autonómicos con los que buscaban crear una "media luna" en el oriente de Bolivia, además, promovieron un referendo nacional para revocar el mandato de Morales, del cual el gobernante indígena salió victorioso.
En 2009 el Gobierno de Morales se fortaleció con la promulgación de una nueva Constitución Política del Estado, que dio más poder político a sectores que antes habían sido relegados, entre ellos, indígenas, campesinos y mujeres; además consolidó la estatización de la economía.
Sin embargo, el 16 de abril de 2009 se destapó el denominado caso terrorismo, considerado por el oficialismo como una ofensiva de "logias cruceñas" para impulsar una rebelión armada y asesinar a Morales.
Pese a la gravedad de los hechos, el proceso judicial hasta la fecha no ha terminado y el esclarecimiento de los hechos se ha politizado, según diversas fuentes.
"Lo trágico y lo lamentable de este hecho es el accionar de la justicia, del Ministerio Público (...), realmente indigna la actitud de los jueces, de los fiscales respecto a esta acción", refrendó Borda.