Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de junio de 2021
  • Actualizado 22:38

Bolivia denuncia que Chile potencia sus FFAA y se arma como para una guerra

Bolivia denuncia que Chile potencia sus FFAA y se arma como para una guerra

El Poder Legislativo de Chile está considerando la nueva Estrategia Nacional de Seguridad y Defensa (ENSYD 2012 - 2024), que tiene la finalidad de financiar y potenciar a sus Fuerzas Armadas para enfrentar situaciones de guerra en la región sudamericana, denunció este domingo Juan Lanchipa, titular de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar).

“Esta actitud chilena es preocupante para todos los países de la región, además de ser delicado porque ese país ingresó a una serie de contradicciones entre lo que dice y lo que hace, cada vez con mayor desparpajo, actitudes y medidas que parecen representar el preludio de una guerra", dijo Lanchipa, mediante un boletín de prensa emitido por esa Dirección.

La autoridad considera que la nueva norma de financiamiento de la Fuerzas Armadas chilenas contempla una exorbitante partida presupuestaria armamentista.

Informó que la República de Chile ha destinado en promedio cerca de 3.000 millones de dólares anuales al gasto en defensa en la última década; mantiene minas antipersonales en sus fronteras desde los años 70, pese al compromiso que asumió para removerlas y desactivarlas al suscribir la Convención de Ottawa de 1997.

“Por otra parte, el hecho de que el gobierno chileno exija celosamente el cumplimiento del Tratado de 1904 en su parte referida a la delimitación fronteriza y transgreda al mismo tiempo todas sus demás clausulas, es prueba inobjetable de que aplica una política exterior que sólo respeta las normas internacionales cuando éstas se ajustan a sus intereses”, señaló.

Lanchipa recordó que hace poco el ministro de Defensa de Chile, Andrés Allamand, amenazó con utilizar sus fuerzas armadas para “hacer respetar los tratados”, en clara alusión a la posibilidad de que Bolivia denuncie el tratado de 1904. Lo que demuestra claramente que Chile dista mucho de ser un país “amante de la paz”.

Explica que el proyecto de ley para el financiamiento de las Fuerzas Armadas chilenas, que próximamente será aprobado por la Cámara de Senadores, establece un presupuesto cuatrienal que no podrá ser inferior al 70 por ciento del monto invertido en armamento entre 2001 y 2010, que fueron precisamente los años que más dinero se invirtió en compras militares (en promedio 1.900 millones de dólares anuales) y crea un Fondo de Contingencia Estratégico que dispondrá de cerca de 3 mil millones de dólares “destinado a financiar el material bélico (…) para enfrentar situaciones de guerra”.

Según la denuncia de la máxima autoridad de Diremar, la normativa chilena reflejada en la ENSYD tiene el objetivo de anticipar una contingencia bélica, como dice el texto “para disuadir o emplear legítimamente la fuerza cuando no se ha podido proteger los intereses nacionales por otros medios”, también señala que “la capacidad operacional debe permitir fundamentalmente anticipar una agresión armada”.

Algunos fragmentos del documento, explicó Lanchipa, parece que fueron extraídos de la Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, promulgada por el ex presidente George W. Bush el año 2002, que desarrolla la doctrina de “guerra anticipada” como una forma de eliminar las amenazas externas antes de que éstas se conviertan en inminentes.

“El pacifismo no debe ser sólo formal sino militante, por lo que se debe avivar la conciencia de la comunidad internacional para que el increíble silencio que guardan los Estados del Continente, se rompa y se pronuncien haciendo una exhortación al gobierno chileno, estableciendo que, la seguridad no puede alcanzarse con cualquier medio, que debe prevalecer la confraternidad y la vigencia  del derecho internacional”, dijo.
//JLZ//