Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de septiembre de 2020
  • Actualizado 06:28

LA MINISTRA DE SEGURIDAD, PATRICIA BULLRICH, RECIBIÓ EN BUENO AIRES A LA DELEGACIÓN DE AUTORIDADES BOLIVIANAS. DESDE BOLIVIA, EL PRESIDENTE EVO MORALES VOLVIÓ A INVITAR AL MANDATARIO ARGENTINO, MAURICIO MACRI, PARA TRABAJAR DE FORMA

Bolivia y Argentina conforman comisión técnica para diálogo por los inmigrantes

Bolivia y Argentina conforman comisión técnica para diálogo por los inmigrantes



Una delegación de altos cargos de Bolivia que visita Argentina esta semana pidió ayer a la ministra de Seguridad del país austral, Patricia Bullrich, que las modificaciones recientemente implementadas por su cartera en la ley de migraciones "no lesionen, resientan o cercenen algún derecho". La autoridad argentina accedió a la conformación de una comisión técnica, para avanzar en el tema.

Así lo aseguró en declaraciones a la prensa el presidente del Senado boliviano, José Alberto Gonzales, que encabeza la comitiva, y relató que durante el encuentro que tuvieron ayer con la ministra argentina le hicieron escuchar "las observaciones" del Gobierno boliviano acerca de las modificaciones en la ley.

En medio de la tensión por las nuevas política migratorias de Argentina, el presidente Evo Morales reiteró su deseo de trabajar con su homólogo, Mauricio Macri. "Yo quiero trabajar con el presidente Macri para hacer respetar a nuestros pueblos de Bolivia y Argentina, pero desde América Latina como justa reivindicación de los latinoamericanos ante las políticas del norte", dijo Morales en un acto en Oruro.

NUEVO ENCUENTRO En la reunión de ayer, en Buenos Aires, también se llegó a un acuerdo para que en unos días se celebre un encuentro más amplio entre Bullrich y García con sus pares bolivianos, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y la directora de Migraciones, Cosset Estenssoro, con el fin de examinar las observaciones de Bolivia con respecto a los cambios en la ley.

Gonzales explicó que la primera reunión de la mesa técnica tendría que realizarse en los próximos 15 días; sin embargo, dijo que los ministros de ambos países definirán una fecha precisa. Los temas que se abordarán son las garantía a los derechos de los inmigrantes bolivianos y la flexibilización de las causales para la deportación.

DECRETO El presidente argentino, Mauricio Macri, firmó la semana pasada un decreto que endurece la ley migratoria del país con el fin de prohibir la entrada al país a personas con antecedentes penales y acelerar la expulsión de los extranjeros que comentan delitos en territorio argentino.

La medida fue aprobada días después de que Bullrich vinculara la inmigración peruana, paraguaya y boliviana con el aumento del narcotráfico, lo que fue criticado por el gobierno de Evo Morales, que comparó sus palabras con el "discurso xenofóbico" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Además, pocos días después, el diputado argentino Alfredo Olmedo se mostró a favor de construir un muro en la frontera entre ambos países para mejorar los controles migratorios.

La delegación -también integrada por el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, y el viceministro de Comercio Exterior, Clarems Endara- se reunió este lunes con el vicecanciller argentino, Pedro Villagra, y ayer tuvo otros encuentros.

Extranjeros que viven en Bolivia pagan más por estudios y tienen trabas en trámites

MELISSA REVOLLO P.

María Julia Moyano es argentina y vive en Cochabamba desde hace 16 años. Luciana Lima es brasileña y egresó hace poco de una universidad privada también en La Llajta.

Vivir en Bolivia les significó mayores gastos en sus estudios en comparación a los bolivianos, y algunas complicaciones en trámites.

El tema migratorio cobró fuerza desde el 30 de enero, cuando el presidente argentino, Mauricio Macri, aprobó el decreto con restricciones de ingreso y permanencia para extranjeros. El presidente Evo Morales hizo críticas a los nuevos controles y, hace unos días, la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, afirmó que la disposición es “exactamente igual” a la que tiene Bolivia en lo referido a las personas que tienen antecedentes o cometieron delitos.

En Bolivia, los ciudadanos de otros países deben cumplir con ciertas exigencias para su permanencia.

Moyano llegó para el último curso de colegio. “Mi papá tuvo que homologar notas, llevarlas a La Paz. Hasta que terminé cuarto medio (hoy sexto de secundaria) los trámites seguían”.

Estudió en la Universidad Mayor de San Simón (UMSS). Tuvo que hacer papeleos, como el envío de notas a La Paz, esperar por el diploma de bachiller, la residencia, documentos al día en Migración. Tras su ingreso se sumaron los cobros, “más de 200 dólares por semestre de estudio”.

“Hubo un tiempo en que mi papá no tenía trabajo y llegaba la época para pagar. Un docente me ayudaba. Era como mi garantía hasta que reunía el dinero”.

Concluyó su carrera y defendió su tesis el año 2010. Pero, por las exigencias y trabas en los documentos fue retrasando el trámite y recién podrá tener su título, posiblemente, este 2017.

Tuvo observaciones en el uso de sus apellidos paterno y materno, cuando antes, como ocurre en Argentina, solo utilizaba el de su padre. Pagó por actas y certificados como 100 dólares.

“Creo que tengo que pagar por el título como 200 dólares más que lo que le cobran a un boliviano. Me pidieron certificados legalizados en Argentina. Los está haciendo mi primo. Eso también me está costando 300 dólares”.

La brasileña Lima ya termina su formación profesional. Ayer, acompañó a su prima, que también estudiará en Bolivia, para que inicié los trámites en Migración.

“Cuesta como 987 bolivianos (142 dólares) al principio. Luego tenemos que hacer trámites en el Consulado brasileño, que va a salir unos 25 dólares”.

Estima que el costo mensual en la universidad privada donde estudió ella y estudiará su familiar cobra alrededor de 400 bolivianos (57 dólares) más que lo que paga un boliviano, cada mes. Dio su examen de grado por el que pagó mil dólares y los trámites de los documentos le costaron 3 mil.

Ni Moyano ni Lima trabajaron mientras estudiaban.

El responsable departamental de Migración en Cochabamba, Alexei Marañón Cornejo, explicó que, de acuerdo a la Ley boliviana 370 de Migración, si un extranjero tiene visa de estudiante solo tiene la opción de “tener trabajo ocasional para su sustento”, por ejemplo, como copero en una heladería. Debe ser una actividad “no definitiva”.

Tampoco pueden trabajar quienes ingresan en calidad de turistas. “No pueden generar actividad económica o remunerativa”.

Moyano aseguró que no tuvo problemas para trabajar en Bolivia. “Solo me piden mi carnet de residencia”.

Embajador: Bullrich debe pedir disculpas

LA PAZ

El embajador de la Argentina en Bolivia, Normando Álvarez, pidió ayer a la ministra de Seguridad de su país, Patricia Bullrich, que se disculpe por haber relacionado a migrantes bolivianos, paraguayos y peruanos con el crecimiento del narcotráfico en su país.

"Ella debe dar las disculpas, no está nada mal, muchos cometemos errores, pedir disculpas es de altura a la gente al que pide disculpas, espero que lo haga. Querer demostrar carácter y coraje es (un camino) equivocado", dijo el diplomático a la red PAT.

Álvarez, además, dijo que esas declaraciones de Bullrich dan una mala imagen del gobierno de Macri, según Urgente.bo.



Entrando en la página solicitada Saltar publicidad