Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 17 de noviembre de 2019
  • Actualizado 19:38

Reactivemos Hecho en Bolivia

Reactivemos Hecho en Bolivia
“La unión hace la fuerza”, dice un conocido refrán. En esa línea, todos unidos podemos aportar, de alguna manera, para que los productos nacionales no desaparezcan y que muchas empresas sigan de pie, generando fuentes de empleo y aportando a la economía del país.

La noticia de que la empresa INAL Limitada que fabrica los tradicionales helados Panda está a punto de desaparecer, provocó que varias personas promovieran una campaña en las redes sociales para apoyarla consumiendo la variedad de los productos que ofrece.

La respuesta no se dejó esperar y heladeros que comercializan el producto indicaron que sus ventas se elevaron estos días, pese a que la producción es casi ínfima debido a que los trabajadores de la compañía decidieron paralizar sus labores porque no reciben salarios desde hace dos meses y tampoco cobraron los dos aguinaldos, además de otros beneficios.

Si esa pequeña y significativa movilización ciudadana por el Facebook pudo hacer de que las personas busquen los puntos de venta para consumir los helados y apoyar a la empresa, ¿por qué no reactivar con fuerza la campaña Hecho en Bolivia para crear conciencia de la importancia de consumir lo que nuestras empresas producen?

Si los bolivianos priorizáramos lo que producen nuestras industrias, seguramente la situación de ellas sería algo diferente.

Pero esa priorización no se dará de la noche a la mañana, si no tomamos conciencia de la importancia de consumir los productos nacionales y continuamos comprando cosas importadas.

Es importante saber que detrás de cada producto están empresas que generan empleos a los bolivianos y que de ellos depende el bienestar de miles de familias.

Por eso urge que el Gobierno y las industrias se unan para impulsar juntos una campaña que permita que los bolivianos valoremos cada uno de los productos nacionales que se ofrecen en el mercado.

No se puede esperar que más empresas caigan para reaccionar e intentar hacer algo. Es tiempo de replicar aquella campaña que nació a iniciativa de la Cámara Departamental de Industria de Cochabamba en el año 2001, cuando el país se vio invadido de miles de productos extranjeros a raiz de la crisis económica que se registraba en varios países vecinos.

Ese año, surgió el sello boliviano con el lema “Hecho en Bolivia: Consume lo nuestro y emplea a los nuestros”.

Todo ello podría ser nuevamente retomado para apoyar a todas las industrias del país, muchas de las cuales hoy se ven en serias dificultades por la competencia desleal de productos que ingresan vía contrabando y se ofertan en el mercado a precios más bajos.

Las empresas nacionales necesitan de nosotros, pero también del Gobierno que debe pensar en otorgar incentivos para fortalecerlas y no simplemente emitir normativas que en lugar de ayudarlas, las asfixian.

Según datos de Fundempresa, el 17 por ciento de todas las empresas del país está en Cochabamba, 32 por ciento en La Paz y el mismo porcentaje en Santa Cruz.

Preocupa saber que, entre enero y mayo de este año, 724 empresas se cerraron solo en Cochabamba, debido a varios factores.

Otro dato que llama la atención es que entre mayo de 2014 y mayo de 2019, la inscripción de empresas en Cochabamba se redujo en 81 por ciento , mientras que en Santa Cruz en 76 por ciento y en La Paz en 80 por ciento .