Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 02 de diciembre de 2022
  • Actualizado 11:20

Graves daños en los cultivos de Cochabamba

Graves daños en los cultivos de Cochabamba
Planes.

Las autoridades nacionales no pueden ignorar que la producción agrícola del departamento de Cochabamba es una de las más olvidadas del país. Es urgente la aplicación de planes de recuperación.

Los fenómenos climáticos que afectaron diversas regiones del departamento de Cochabamba, expresados en inundaciones, sequías y heladas, determinaron que el 60 por ciento de 25.883 hectáreas de cultivos se pierdan o sufran un daño crítico.

El informe que ha sido brindado por la Unidad de Desastres Naturales del Servicio Departamental Agropecuario (SEDAG) es preocupante porque los efectos consecuentes de esta situación repercutirán en la producción y provisión de alimentos de producción regional. Los datos que ha proporcionado este organismo señalan que más o menos de 10.000 a 15.000 hectáreas han sido perdidas a nivel departamental y que 133 comunidades de 37 municipios de Cochabamba reportaron riadas, inundaciones, granizadas y deslizamientos de tierra.

Estos datos son claros y deben estar presentes para enfocar una realidad que nos permite conocer la situación agrícola para los próximos meses y años. Los daños afectan al trópico de Cochabamba donde se han perdido cultivos de banano, palmito, cítricos, yuca y arroz. En el Valle Alto fueron arrasadas hectáreas de maíz, y otros cultivos menores. En la zona andina de Cochabamba se perdieron también cultivos de papa y maíz aunque en menor proporción, al igual que en el Valle Bajo.

Se trata de un informe fundamental que debe ser analizado con el debido cuidado por las instancias correspondientes de la Gobernación, porque a partir del mismo, se tienen que realizar las tareas de reconstrucción y acciones que prevengan los efectos inmediatos en la provisión de alimentos. Es cierto que se ha dicho en niveles oficiales que la producción estará garantizada, aunque dichas afirmaciones fueron formuladas, antes de conocer este informe final, que llega a conclusiones preocupantes.

Es importante en este sentido, trazar planes y proyectos para la recuperación de las tierras anegadas y para reemprender los cultivos mediante programas conjuntos entre autoridades y comunarios de las zonas afectadas.

Los resultados del informe del SEDAG son la base para que el departamento de Cochabamba y los agricultores afectados, junto con la producción, formen parte del plan de reconstrucción que fue anunciado por el presidente Evo Morales que la anterior semana firmó precisamente nueve decretos y resoluciones para destinar 476.66 millones de dólares, un monto para reconstruir caminos, obras de prevención, generación de empleo temporal, para la ganadería, pero que habría que conocer, y esta es la responsabilidad de las autoridades departamentales, si involucra a la recuperación de los cultivos agrícolas afectados.

Las autoridades nacionales no pueden ignorar que la producción agrícola del departamento de Cochabamba es una de las más olvidadas del país, debido a la falta de fomento a la producción, a planes de extensión agrícola y desde luego, porque los desastres naturales que la azotan, no han merecido reacciones oficiales planificadas para recuperar esta actividad, que es básica en un departamento considerado en el pasado, como uno de los mayores de producción agrícola y proveedor a otros departamentos del país.

Precisamente, la falta de apoyo a las labores agrícolas, ha determinado, entre otros factores, que la producción de alimentos disminuya ostensiblemente, lo que ha dejado paso al ingreso de productos peruanos y chilenos, en desmedro de la economía de los agricultores locales y de la economía departamental.