Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 12 de noviembre de 2019
  • Actualizado 13:03

EDITORIAL

Los audios de la corrupción

Los audios de la corrupción
Los denominados audios de la corrupción, que destapan cada día más hechos irregulares en el municipio de Quillacollo, involucran a funcionarios y autoridades de esta administración, y también a personas ajenas a esta entidad pública que tenían intereses económicos para la adjudicación de obras o la designación de cargos.

El exfuncionario que filtró este material, y que oficia como testigo, está también implicado en actos de corrupción, tal como se puede escuchar en un último audio  que se conoció, en el que Jesús S. negocia el porcentaje de coima con un empresario para la adjudicación de un proyecto.

Este audio fue presentado al Ministerio Público, al igual que otros similares, para que sea tomado en cuenta como un elemento probatorio en la investigación que se realiza.

La presentación de varios audios, sobre presuntos hechos de corrupción en Quillacollo, complican cada vez más una trama que no termina por aclararse porque aparecen más implicados y hechos irregulares, de coimas por parte de empresas que se adjudicaron obras en este municipio.

Sanción
Se debe sancionar también a las empresas que aceptan pagar el diezmo, porque es una ventaja desleal que obtienen, para adjudicarse una obra.
Es un secreto a voces que el cobro del diezmo para la adjudicación de trabajos en los municipios se ha vuelto, lamentablemente, una moneda común, al extremo de que existe un porcentaje definido, sobre el cual se puede negociar unos dos puntos hacia arriba o abajo

Esta práctica, que se ha convertido en un lastre para la sociedad, debe ser erradicada, y los funcionarios involucrados castigados con la mayor sanción, porque, además de extorsionar a empresarios, elevan los presupuestos de las obras, en detrimento de las arcas públicas y, por ende, de la población contribuyente.
La corrupción en el municipio de Quillacollo no solo se materializó en el cobro de los diezmos por las obras adjudicadas, sino también en el pago de sobornos para evitar que estos audios sean presentados ante el Ministerio Público

Un funcionario de la Alcaldía de Quillacollo denunció que Jesús S. cobró al diputado Lucio Gómez 10.000 bolivianos como adelanto para no dejarlo en evidencia ante la justicia.
Para resolver este entuerto, que cada día se complica más, el Ministerio Público tendrá que trabajar arduamente con el fin de dar con todos los responsables y sentar un precedente para quienes creen que pueden operar con impunidad en las instituciones públicas

Asimismo, se deberá sancionar a las empresas que aceptan pagar el diezmo, porque es una ventaja desleal que obtienen, para adjudicarse una obra que, por lo general, tiene un sobreprecio grande.

Cuando se sancione a quienes cobran estas coimas y se desbaraten las organizaciones delincuenciales que funcionan en el aparato público, se estará dando un aviso a quienes piensan seguir este mal ejemplo.

Las unidades de fiscalización tienen una labor importante para verificar que no se cometan más delitos con el dinero de los contribuyentes, porque si no se castiga a estos malos funcionarios, esta práctica corrupta seguirá esquilmando los pocos recursos económicos que tienen algunos municipios, especialmente los que son pequeños y no pueden implementar obras de desarrollo.
Además de recibir penas de prisión, los involucrados deberán devolver el dinero obtenido ilegalmente del erario público, porque esos recursos económicos pueden ser invertidos en obras básicas, que beneficiarán a un barrio, ciudad o departamento.