Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 24 de septiembre de 2019
  • Actualizado 05:23

El BCB es optimista y dice que Bolivia está preparada para sortear la crisis

El BCB es optimista y dice que Bolivia está preparada para sortear la crisis

Los saludables datos macro económicos del país constituyen un escudo contra los efectos negativos de la crisis internacional que padecen los países desarrollados, Estados Unidos y Europa, por lo que es previsible que esos efectos sean sorteados, una vez más, con éxito, según se desprende de declaraciones del presidente del Banco Central de Bolivia, Marcelo Zabalaga.

La autoridad destacó que el excelente desempeño económico boliviano ha sido corroborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). “La tendencia del desarrollo boliviano ha mostrado que los principales indicadores económicos y sociales han mejorado durante estos cinco años y es lo que la Cepal descubre de todas las cifras con las que cuenta Bolivia. Son cifras oficiales que nosotros venimos analizando en forma permanente”, señaló.

SOSTENIDO Recordó que el crecimiento de Bolivia ha sido sostenido durante estos años, incluso durante las épocas de crisis el país continuó creciendo “y eso lo constata la Cepal, así como también un incremento del PIB per cápita muy apreciable y eso es para resaltar”.

“Tenemos dos superávits mellizos, tanto en el ámbito fiscal como en el de la cuenta corriente. Significa que recaudamos más impuesto de lo que se gasta por una parte y por otra parte exportamos más de lo que importamos.

Bolivia tiene unos buenos colchones tanto en el mundo del comercio exterior como del área fiscal, significa que tenemos capacidad para soportar la siguiente crisis que es la que está empezando a sentir el mundo”, enfatizó Zabalaga.

En el ámbito social dijo que los indicadores más importantes son los que tienen que ver con la disminución de la pobreza y el incremento del ingreso real de la población.

“La política nacional de incrementar salario mínimo, siempre por encima de la inflación permite que la gente ahora gane más de lo que ganaba antes, en términos reales. Si antes ganaba cien en términos reales ahora gana más o menos 125 en términos reales gracias a la política de incrementar los salarios por encima de la inflación”.

OPTIMISMO Adelantó que las perspectivas son halagadoras, con un crecimiento previsto de 5,5 por ciento frente a 5,1 por ciento de este año.

La crisis europea cada tanto nos da un susto y cada tanto alegrías. Esta semana se tomaron acuerdos entre Francia y Alemania para proponer una política clara de control fiscal, sobre todo en Europa. Si esto se da habrá una recuperación europea importante, junto a Estados Unidos, de manera que todas las proyecciones que hacemos se cumplan, señaló, caso contrario, se tendrían que revisar las tasas de crecimiento.

ORTODOXIA Explicó que se ha logrado éxito en el desempeño económico porque desde el año 2006, el Banco Central y el Ministerio de Economía dejaron de lado la ortodoxia de la doctrina económica. “La ortodoxia es la que dice que si tenemos mucho gasto debemos reducirlo y no se fija en el impacto que puede producir esa disminución del gasto sobre la economía, los hogares y el desarrollo”.
GASTOS “En Bolivia, lo que hemos hecho es decir, primero vamos a recaudar lo suficiente y nunca vamos a gastar más de lo que recaudemos. Si nos falta dinero vamos a dejar de gastar y no nos vamos a prestar para el gasto corriente que es lo que ha hecho Europa y Estados Unidos de una manera irresponsable durante la última década”.
CONTROL Zabalaga explicó que también se tomaron decisiones importantes en Bolivia, en lo que respecta al control de la acumulación y el enriquecimiento en pocas manos y citó como un ejemplo la política de nacionalización de los hidrocarburos y de las telecomunicaciones.

“De alguna manera hemos logrado que parte de los excedentes que salían fuera del país o que se quedaban en manos de unas cuantas personas o empresas, sean redirigidas hacia el erario público”.

Señaló que esas decisiones resultaron importantes porque se pudo aumentar la cantidad de dinero de que disponen las gobernaciones y alcaldías, con la consiguiente dinamización del gasto como de la inversión regional, local y sub nacional.

“Pero también el Estado ha tomado determinaciones muy importantes en cuanto a la inversión que se ha incrementado año tras año. Pensamos llegar este año a 2.000 millones de dólares por lo menos y el próximo año subir a 3.000 millones de inversión sólo en el sector público”.

Ante nuevos organismos

Los nuevos organismos internacionales de relativa reciente creación en el Continente, son una promesa de independencia económica, según afirmó el presidente del Banco Central de Bolivia, Marcelo Zabalaga.

Recordó que esos organismos son el Alba (Alianza Bolivariana para Nuestros Pueblos), Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y hace poco la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), con una potencialidad similar o superior a la de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Dijo que esos son tres grandes intentos de integración y muestran un signo claro tanto para propios como para extraños. “La población de América Latina y sus empresas y gobiernos están viendo claramente que hay un deseo de independizarse de los dictados externos de los organismos internacionales que muchas veces no han hecho bien, que muchas veces no ponían interés en el desarrollo de América Latina”.

Cepal señala como muy positiva situación económica

La Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), valoró como muy positivo el desempeño macroeconómico del país y destacó, por ejemplo, que en cuanto a reservas internacionales (más de 12.000 millones), Bolivia tiene la mayor asignación per cápita del continente.

En su visita a Bolivia, la secretaria ejecutiva del organismo regional, Alicia Bárcena, dijo que “hemos visto con optimismo cómo Bolivia ha logrado y es uno de los pocos países de América Latina que tiene superávit económico”. Recordó que la mayoría de los países tiene déficit en cuenta corriente.

Explicó que la Cepal analizó el impacto de la crisis europea, de Estados Unidos y Japón. “Sin duda habrán canales de transmisión, comercial, de inversión, de las remesas, de flujos financieros y por eso es un buen momento para que la región encuentre un camino vía Unasur, Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), del Alba para buscar la mayor integración económica y articulación para generar mayor comercio intraregional”.

Señaló que las economías desarrolladas no crecerán más de un punto porcentual, pero Bolivia crecerá en 5,2 por ciento y el próximo año lo hará en una proporción similar.

Afirmó que Bolivia puede aumentar de manera extraordinaria su producción porque tiene tierra, agua y gente, pero que al igual que a la región le falta superar cuatro problemas. El primero, la desigualdad, aunque los datos de la Unidad de Análisis Político y Económico (Udape) del Gobierno revelan que la pobreza bajó del 60,1 por ciento al 49 por ciento desde el 2007 y la pobreza extrema de 34 a 25,4 por ciento.

Bolivia es uno de los pocos países que redujeron la desigualdad, ya que de 18 países del continente sólo 12 lo lograron. En el caso de Bolivia se redujo de 0,6 a 0,5 por ciento según el índice de Gini.

Otro dato destacado por la Cepal es el salario mínimo que actualmente se ubica en unos 120 dólares cuando hace seis años era menor a cien dólares. Además destaca que hubo creación de empleo, aunque se observó que se trata de empleo informal, por lo que se debe procurar crear empleo formal a fin de garantizar seguridad social.

Una de las metas para Bolivia, según la Cepal, sería que la Renta Dignidad, que es un fondo no contributivo, que el Estado transfiere a personas mayores, provenga del salario que contribuya y se creen las bases de un sistema de seguridad social universal.

También recomendó a Bolivia concentrar las inversiones en infraestructura y telecomunicaciones. Destacó que en Bolivia, cuando asumió la actual administración, las inversiones estatales eran de 11 por ciento y actualmente llegan a 16 por ciento.

Lo que se sugiere es que esas inversiones se concentren en telecomunicaciones, energía y transporte terrestre. Se afirma que desarrollar esos sectores es esencial para cerrar las brechas que impiden lograr convergencia productiva y territorial.

También se sugiere ampliar y facilitar el acceso de la población a la banda ancha (internet), a precios accesibles.

Según la Cepal lo que ocurre en Bolivia es un proceso de mucha importancia donde destaca el hecho de que los ciudadanos participan en la toma de decisiones y se sugiere promover de forma permanente acuerdos políticos que deben partir de una situación de conflictos que conduzcan a acuerdos.

Cepal sostiene que el acento del desarrollo debe ponerse sobre los pobres a quienes se debe transferir recursos y salarios porque lo necesitan. En el análisis del organismo regional, los ricos ya lo tienen todo y por ello la desigualdad debe reducirse.

Se concluyó que en Bolivia la macroeconomía va bien, por lo que se debe poner interés en la microeconomía para lograr convergencia productiva e inversión para promover un desarrollo interno.

Horst Grebe: Un año de bonanza en puertas de la recesión

La economía podrá disfrutar por lo menos de un año más de bonanza en las cifras macroeconómicas pero se enfrenta a la amenaza del impacto de la recesión provocada por la crisis económica mundial, advirtió el economista Horst Grebe.

“Creo que hay elementos para pensar que todavía le quedan a Bolivia algunos factores que la protegen de lo que ya es un anuncio oficial, hay una recesión en el mundo. El 2012 va a tener condiciones internacionales distintas de lo que ha sido el 2011 y el 2010 y por lo tanto si Bolivia puede navegar todavía con cierta holgura en medio de ese ambiente que es la economía internacional, todos nos vamos a felicitar, pero yo no apostaría al automatismo”, señaló.

Explicó que “para lograr buenos resultados se requieren políticas adecuadas, varias correcciones en la forma en que se ha adoptado decisiones en el pasado y se requiere corregir el hecho de que la macroeconomía del Estado no es toda la economía de Bolivia”.
RESERVAS Sobre el desempeño económico de este año, Grebe dijo que depende de cómo se mire. “Tenemos un nivel de reservas excepcional, ha crecido este año fruto de las buenas exportaciones, un control de la ebullición de precios razonable, en general diría que es un año bueno, desde las cuentas fiscales”.

Agregó que “es más preocupante la situación desde las capacidades productivas que no se han construido y quedan como una tarea pendiente”.

Respecto de las previsiones gubernamentales en sentido de que hay condiciones para sortear con éxito la crisis internacional, Grebe dijo que en todas las economías Latinoamericanas hay condiciones más o menos parecidas. “La pregunta frente a una crisis internacional es cuántos años puede uno resistir. Y es probable que tengamos en el futuro condiciones de recesión por más de un año”.

“Yo diría que en general hay que mirar hacia atrás con optimismo y mirar al futuro con preocupación”, enfatizó. Demanda interna

El presidente del Banco Central recordó que en 1985 las autoridades planteaban “exportar o morir”, pero no se pudo exportar y el país no pereció. Ahora, destacó, se ha centrado la atención en hacer crecer la demanda interna y no solamente hacer crecer el aparato productivo y exportador.
Fórmula

“Este Gobierno tiene como truco, como especialidad, como fórmula, que no es nada secreta pero sí exitosa, hacer crecer el mercado interno”.

Explicó que eso significa redistribuir la riqueza para permitir que la gente tenga más dinero, mediante acciones como elevar el salario mínimo y distribuir varios bonos, de manera que tanto los ancianos como madres y padres con hijos tengan más dinero y puedan invertir eso en la economía.
Crecimiento

“De alguna manera esto ha permitido que la economía crezca y sobre todo las empresas bolivianas tengan un mercado asegurado, gracias al mercado interno”.