Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 19:19

Uruguay derrota a Ecuador y lo desplaza del tercer puesto

Gastón Pereiro, celebra el gol de la victoria. EFE
Gastón Pereiro, celebra el gol de la victoria. EFE
Uruguay derrota a Ecuador y lo desplaza del tercer puesto

Uruguay consiguió una victoria agónica sobre Ecuador gracias a un gol en el minuto 92 de Gastón Pereiro que le elevó al tercer puesto de las Eliminatorias Sudamericanas del Mundial de Catar por la décima fecha.

Fue un partido con más intenciones que buen fútbol. Con Uruguay intentando atacar con acciones individuales, pero sin juego asociado, y los ecuatorianos muy cómodos en su rol defensivo.

El primer tiempo fue sumamente trabado, con Uruguay intentando manejar las acciones mientras que Ecuador se dedicó gran parte de la primera mitad a despejar balones al lateral, cometer faltas en la mitad del campo y demorar los saques desde la portería.

Quizás el lateral Nahitan Nández, quien en más de una oportunidad se tiró al suelo para disputar el balón con su cabeza o mostró su buena condición física al estar presente prácticamente en todos los rincones de juego, fue lo más destacado.

La segunda parte, comenzó con una tónica completamente diferente. Ecuador salió con todo en busca de abrir el marcador e incluso estuvo cerca de hacerlo a los 47, cuando un disparo de Gonzalo Plata salió muy cerca de uno de los postes defendidos por Fernando Muslera.

A los 52 pareció despertar Uruguay y Federico Valverde se lució a puro enganche y magia y remató por encima del portero, pero el balón se estrelló en el travesaño.

Luego de unos pocos minutos de Uruguay tirado al ataque, Ecuador volvió a tomar las riendas de juego y tuvo varias ocasiones de gol para convertir, aunque el zaguero del Atlético de Madrid José María Giménez, se transformó en un salvavidas constante.

Con Uruguay a fuerzas de impulsos, pero sin un fútbol claro, el centrocampista Matías Vecino convirtió un gol que, finalmente, fue anulado por el VAR debido a una posición fuera de juego.

Cuando el empate parecía sellado, una jugada colectiva que volvió a tener a Nández como protagonista, permitió la conversión de Pereiro que, de esta forma, se transformó en el héroe de la jornada, en compromiso que terminó en festejo charrúa.