Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 16 de septiembre de 2019
  • Actualizado 00:44

El Tigre y tres zarpazos, pese a caída: un set y dos grand slam

Si bien el tenista boliviano Hugo Dellien fue apartado del torneo de Ginebra tras la derrota de ayer frente a Zverev, clasificó al cuadro principal de Wimbledon y ya conoce a su rival del Roland Garros: jugará con un indio.
El Tigre y tres zarpazos, pese a caída: un set y dos grand slam


Hugo Dellien, el Tigre de Moxos, demostró ayer que su evolución tenística crece de forma sostenida. No solo no desentonó en su presentación ante el alemán Alexander Zverev, número 5 de la clasificación del ránking de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), sino que entró de forma directa al cuadro principal del torneo de Wimbledon, en Londres. También ya conoce al rival de turno que le tocará en su debut dentro del Roland Garros, de París: el indio Prajnesh Gunneswaran.

Es verdad. El nacido en Beni claudicó ante el juego y la experiencia del germano, quien como muestra de su virtuosismo tiene en su haber las eliminaciones del suizo Roger Federer y el croata Marin Cilic en 2018. Sin embargo, Dellien perdió habiendo dado gran batalla en el campeonato de Ginebra (7-5, 3-6 y 6-3).

No se llevó fácilmente el primer set Zverev. El boliviano, 92 del mundo, le complicó la victoria, en el parcial, al europeo, que sacó gran diferencia con los 17 aces anotados frente a los 4 del representante nacional.

Se mantuvo arriba en una buena parte del inicio, pero el adversario salió del letargo, quebró su saque en el quinto juego y obligó al nacional a acomodarse a su propuesta explosiva.

El trinitario, de 25 años, se plantó con mayor determinación (tras analizar al oponente) en el segundo set. Y lo hizo suyo. En la definición del compromiso, la balanza comenzó con equilibrio. Incluso, Dellien intentó y acertó algún quiebre que lo mantuvo con vida hasta el 5-3. Tras la definición de un punto “eterno”, Zverev decretó su triunfo, ese que lo lanzó a las semifinales.

Nada mal lo hecho por el beniano ante el top 5. No solo se embolsilló un set que conservará en su historial profesional como un hecho imposible de descartar, sino que también amarró su pase directo a Wimbledon, torneo que comenzará el 1 de julio en la capital inglesa.

Su posición en el ránking de la ATP le abrió camino.

Dellien conoció, también, a la raqueta que le ofrecerá pelea en su estreno dentro del Roland Garros. El favorito de Bolivia cotejará su juego con el del indio Prajnesh Gunneswaran, número 86 de la clasificación mundial en la modalidad de singles.

Dos grand slam en solo un trimestre para el Tigre de Moxos, que en 2018 logró jugar el torneo parisino, pero solo vio el espectáculo desde la qualy (ronda clasificatoria). Esta vez, la apuesta ha sido mayor.

Continuar en la misma línea del ascenso es la finalidad de Dellien, que ya dio por terminada su “última parada” (ATP 250 de Ginebra) antes de estacionarse en el esperado Roland Garros.



ANTE TRES “PESADOS” En lo que va de 2019, Dellien contabiliza tres duelos ante exponentes de “peso pesado”. Hace unas semanas se midió con el japonés Kei Nishikori, ranqueado en la casilla número 7 del listado mundial. Fue vencido por la cuenta de un doble 7-5.

Antes de dicho compromiso, el de Trinidad dejó en el camino al francés Gilles Simon, situado en el escalón 29 de la modalidad singles. La victoria se dio en el Mutua Open celebrado en Madrid, la capital española.

A dichos partidos se le sumó el que sostuvo ayer frente al letal Zverev, de solo 22 años. El muchacho, que antes de saltar a las “grandes ligas” del deporte blanco fue sparring del español Rafael Nadal en 2011, puso en apuros al número 5 del planeta.

Logró, así, llevarse 45 puntos que los acomodará en el ránking mundial.

Es el mejor tenista boliviano de los últimos tiempos. Su carrera despuntó vertiginosamente desde 2018, cuando pronunció sus presentaciones internacionales, dando muestras de su talento y su voluntad de plasmar su huella.

Tendrá algunos días para su debut parisino. Será la primera vez que Dellien juegue con el indio.