Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 20 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:04

El Tigre rugió fuerte y conquistó su estrella 16

The Strongest no soltó la cima en ningún momento, desde que la alcanzó. Será Bolivia 1 en la edición 2024 de la Conmebol Libertadores. Va por más.
The Strongest celebró su estrella 16 con la hinchada aurinegra en La Paz. / APG
The Strongest celebró su estrella 16 con la hinchada aurinegra en La Paz. / APG
El Tigre rugió fuerte y conquistó su estrella 16

El 26 de noviembre de 2023 quedará marcado a fuego para los hinchas de The Strongest porque ahí terminó una espera de 2.528 días sin ser campeón nacional, después del 1-1 ante Always Ready en el estadio Hernando Siles de La Paz, lo que le permitió sumar su estrella 16.

Había pasado mucha agua bajo el puente luego de aquel 24 de diciembre de 2016, cuando el Tigre le había ganado (1-2) en el desempate a Bolívar y celebraba por todo lo alto.

La fanaticada gualdinegra “padeció” siete subcampeonatos (dos en 2017, 2018, 2019, uno en 2021), un tercer lugar (2020) y un torneo suspendido en el que el equipo iba primero (Clausura 2022) hasta que por fin fue cortada la mala racha.

La Comisión de Competición de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) determinó que hubiera dos torneos en la temporada 2023: un Campeonato de todos contra todos y una Copa de formato seriado y playoffs.

En el torneo largo, The Strongest prevaleció con autoridad y fue un merecido campeón porque superó a todos sus contendientes en la batalla de la regularidad.

Por el caso “amaños”, el balompié estuvo paralizado durante 39 días y el Consejo de la DivPro había determinado por mayoría “anular” los certámenes que seguían en desarrollo.

Aquella medida finalmente no se cristalizó porque Fernando Costa (titular de la FBF) y su Comité Ejecutivo determinaron que la pelota volviera a rodar en octubre, mientras aguardaban el fallo del Tribunal de Disciplina Deportiva (TDD).

En la reanudación, el Tigre no perdió el pulso. Hay que recordar, sin embargo, que tuvo cuatro entrenadores: Ismael Rescalvo, Ricardo Formosinho, Claudio Biaggio y Pablo Cabanillas.

A pesar de ello, gritó campeón con 65 puntos, ocho más que la Academia de Tembladerani que ocupó la segunda casilla.