Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 14:34

Sub 15 va a Villa con ilusión, pero aún no tiene psicólogo

El seleccionado cochabambino de fútbol luchará para volver a ser campeón, así como en 2017. La AFC y el cuerpo técnico destacan la necesidad de tener equipo multidisciplinario.
Sub 15 va a Villa con ilusión, pero aún no tiene psicólogo


Las ganas están. La convicción de que en 2017 la conquista fue suya, cuando se llevó a cabo el último nacional, se encuentra presente e impulsa el ánimo del seleccionado cochabambino Sub 15, aunque es verdad, también, que el dato pueda merecer mayor presión entre los futbolistas adolescentes, que ya piensan en el torneo que comenzará mañana en el Estadio Bicentenario de Villa Tunari.

El cuerpo técnico del conjunto, comandado por el exgoleador Danilo Eterovic, y la Asociación de Fútbol Cochabamba (AFC), presidida por Victor Vargas, garantizaron que los convocados son los “mejores” del departamento y que no existen isyuntivas con relación al buen resultado venidero en el Trópico. “No tenemos niguna duda de retomar el título”, anticipó el dirigente de la entidad.

No obstante, ambos lamentaron que, hasta la fecha, los jugadores locales en proceso de formación carezcan de un equipo multidisciplinario que los potencie. Esto es, médicos especializados, nutricionista y un departamento de psicología, entre otros elementos.

Y el principal obstáculo que acusó Vargas fue la insuficiente cantidad de recursos económicos en las arcas de la Asociación, pues contar con un equipo de esas características supone una erogación económica considerable.

“Sería lo ideal tenerlo, pero los presupuestos de una asociación no alcanzan para cubrir todo ello”. La AFC dispuso de 7 mil bolivianos para las labores del cuerpo técnico, monto que, de acuerdo con Vargas, fue aceptado y comprendido por el DT Eterovic.

“El equipo multidisciplinario debe llegar en algún tiempo. Debemos tenerlo para lograr éxito en selecciones nacionales, posteriormente. El amor por Cochabamba hace que los profesores acepten (lo ofrecido) porque no podemas dar más”.

Eterovic, por su lado, relató que, desde su posición como entrenador, intenta transmitirles mensajes positivos y de pertenencia, de modo que “sientan la camiseta”.

Cree que “la mentalidad del jugador boliviano necesita ir cambiando”.

Con respecto al juego mismo, el estratega de las selecciones menores adelantó que, “por su historia y mística”, Cochabamba se para con la presión de quedarse con el trofeo. Sobre los posibles rivales más sólidos, el adiestrador considera que tanto Santa Cruz (su clásico contrincante) como Tarija podrán dar batalla y tornar el evento más interesante.

“Son las selecciones que han estado mostrando un nivel alto. Tarija mejoró mucho. Santa Cruz, por historia, es el rival clásico de Cochabamba. Por supuesto que nosotros tendremos que hacer las tareas para obtener los resultados (deseados)”.

El campeonato no durará una semana, sino 10 días. Esto responde a un cambio en la modalidad: los semifinalistas participarán en el sistema todos contra todos.