Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de octubre de 2020
  • Actualizado 15:59

Sport Boys, una era que terminó tras dura crisis institucional y económica

El elenco de Warnes es el último campeón cruceño en la División Profesional. Logró la corona hace casi cinco años años y desde entonces se envolvió en una crisis gradual que terminó con su desafiliación. 
APG
APG
Sport Boys, una era que terminó tras dura crisis institucional y económica
La pérdida de puntos en mesa (seis en total), la dura crisis institucional debido a que se quedó sin presidente, además de quedar "marginado" del torneo Clausura 2019 de la División Profesional que regenta la Federación Boliviana de Fútbol, sentenció la suerte de  Sport Boys, que ascendió de categoría en el año 2013 (por entonces Liga) y hasta se dio el gusto de ser campeón en el 2015 (torneo Clausura) que le permitió jugar la Copa Libertadores un año después.

La suerte del plantel de Warnes se veía venir, pues desde que se inició el campeonato comenzó a tropezar muchos problemas económicos, prueba de ello es que comenzó el Campeonato Clausura con menos tres puntos por la deuda a siete jugadores, en tanto que el 15 de diciembre volvió a tocar fondo cuando le restaron otras tres unidades, esta vez porque les adeudaban a Jorge Ruth y Saidt Mustafá.

"A todos los que seguimos a Sport Boys la noticia nos cayó muy mal, nadie quiere terminar de esa manera. Pero hablé con algunos dirigentes, como Cliver Rocha quien me explica que apelarán, pero veremos qué pasa en el transcurso de las siguientes horas", explicó Javier Suárez, quien en los últimos meses se encargó de buscar caminos de solución, pero sin ningún tipo de apoyo.

Para el plantel de Sport Boys, a la hora de las estadísticas, los números son fríos, pues en el Campeonato Clausura jugó 25 partidos, de los cuales solo ganó en cinco ocasiones, empató en siete y el resto perdió y con lo que le restaron seis puntos quedó último en la tabla con 16 unidades, mientras que en la tabla acumulada logró 39 unidades.

Al Toro la noche se le vino encima el lunes cuando el Tribunal de Justicia Deportiva (TJD) de emitió la resolución que aplicó el Artículo 48 del Reglamento General de Campeonato (RGC), el cual especifica que, "el equipo que no se presente o estando presente se niegue a jugar el partido sin causa justificada será marginado del campeonato o perderá automáticamente su afiliación a la División Profesional".

"Se consideran como causas de fuerza mayor justificadas: conflictos sociales tales como huelgas, nacionales, departamentales, paros cívicos, conmoción civil, paros decretados por el servicio de transporte que impidan a los equipos trasladarse al lugar donde debe disputarse el partido", subraya el Artículo.

El Tribunal argumentó con el informe del árbitro chuquisaqueño Dilio Rodríguez, quien realizó el informe cuando el plantel de Warnes no se presentó al partido contra Real Potosí que debía jugarse el pasado sábado en el estadio Víctor Agustín Ugarte.

Pero tras conocer que el Toro quedó "marginado" se presenta otro problema, la definición del ascenso y descenso, "eso quedó en el limbo, cómo será todo esto, hasta a mí me cuesta comprender, quedaron 13 equipos. Además debieron darle a Sport Boys el derecho de la defensa, debió aperturarse un proceso disciplinario como establece la norma", explicó el abogado Víctor Hugo Pérez a un medio radial cruceño.