Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de noviembre de 2019
  • Actualizado 07:29

Sebitas, el heredero del trono

Pasó de usar el andador a empuñar la raqueta, a los 4 años.
Sebastián Terrazas Tapia, el raquetbolista preadolescente que sueña con mostrar su virtud en la cancha de forma internacional.
Sebastián Terrazas Tapia, el raquetbolista preadolescente que sueña con mostrar su virtud en la cancha de forma internacional.
Sebitas, el heredero del trono

Sebastián Terrazas Tapia es un raquetbolista con todas las letras. Sebitas, como lo llaman en la familia y en su círculo de amigos, lleva el raquet en la sangre. “Lo que natura non da, Salamanca non presta”, reza el dicho popular que, por cierto, le cae como “anillo al dedo”. Comenzó a mostrar sus aptitudes desde muy pequeño.

Pasó de usar el andador a empuñar la raqueta, a los 4 años. Ello, gracias al impulso de su abuelo y entrenador, Juan Carlos Tapia, quien fue múltiple campeón nacional e internacional. Bajo su supervisión, Sebas recibió sus primeras instrucciones formales.

En cada práctica estaba el hombre que sería el mentor del cochabambino, quien a los 7 años pronunció su andamiaje deportivo consagrándose tetracampeón departamental en la categoría Multibote. Ese título lo incentivó a seguir ensayando con mayor esfuerzo y dedicación, gracias a lo cual consiguió proclamarse como el mejor del país en la Sub 8, en Tarija.

Repitió la dosis esta temporada, pero en la Sub 10, tanto en singles como en dobles. Sebitas ajusta el foco para competir, el mes siguiente, en el Mundial Junior de Costa Rica. Sabe que el sacrificio es la clave para alcanzar las metas. Sueña con ganar un Us Open y admira al múltiple campeón boliviano Conrrado Moscoso. Por supuesto, también a su tío Juan Carlos Tapia Junior.