Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de septiembre de 2019
  • Actualizado 16:26

Sebastián Vargas: “Quiero dejar marca en la historia de la velocidad boliviana”

Sebastián Vargas: “Quiero dejar marca en la historia de la velocidad boliviana”

El atleta cochabambino Sebastián Vargas, el “rayo qhochala” como lo conocen algunos, es uno de los deportistas que ha resaltado en la disciplina en los últimos años. Y es que su gran destreza sobre las pistas ha hecho que suba a la élite del atletismo rápidamente. El deportista quiere aprovechar ese momento y llegar lo más lejos posible para “dejar su huella” en el deporte nacional. 


A sus 18 años, Vargas ya conoce de importantes participaciones locales, nacionales e internacionales. Su buen desempeño le llevó a participar en los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018 y en el Grand Prix Mario Paz 2019, además de otros torneos. 

A pesar de haber llegado lejos, no está conforme con el rendimiento que tuvo este año, pues considera que pudo llegar más lejos. Sin embargo, sabe que las lesiones que tuvo lo frenaron mucho. 

El deportista contó a Opinión Digital algunas de sus sensaciones sobre su carrera, sobre su futuro y su pasión por el atletismo.  

P. Un poco de tu historia. ¿Por qué elegiste el atletismo?

R. La verdad es que de niño no hacía ningún deporte. Fue gracias a mi profesor de colegio que llegué al atletismo. Me insistió para que vaya a entrenar. Después de uso años de haber dejado la disciplina, volví a entrenar y me gustó mucho más. 

P. ¿Qué recuerdo se te viene a la mente que haya marcado tu carrera hasta el día de hoy?

R. Mi primer y mejor campeonato fue a mis 9 años. Ese marcó mi vida. Fue mi primer viaje y lo hice solo. Tuve un torneo en Oruro. Antes no tomaba mucho en cuenta las competencias, prefería salir a entrenar y nada más. En cambio, ahora solo quiero competir. Entre mis logros, está el ser campeón nacional y tener récord nacional en 4x100, además en la Sub 23. 

P. ¿Cuáles son tus marcas?

R. Mis especialidades son en 100 y 200 metros planos. En el primero, mi marca es 10:83, que la conseguí en el Grand Prix de este año, y en 200, mi mejor registro es 21:50, en los Juegos Suramericanos del año pasado. La verdad, este año tenía expectativas de bajar mi marca en 200, pero por causa de las lesiones no pude hacerlo. Estoy medio conforme.

P. ¿Las lesiones frenaron tu rendimiento?

R. La verdad es que sí. Antes ni tomaba en cuenta las lesiones. Me importaba poco eso, pero ahora con todo lo que me ha pasado, me cuido más y trato de hacer lo mejor que puedo para no volver a caer en las lesiones. 

P. ¿A pesar de ello, tuviste participaciones internacionales?

R. Sí. Estuve para los Juegos Suramericanos del año pasado, fue una sensación importante, pues fue mi primera participación internacional. Me ayuda mucho para la experiencia, este año tenía el sudamericano en Lima y Cali, pero lastimosamente no pude asistir. Como te dije, este año no tuve las competencias que quería. 

P. ¿Cuáles son tus objetivos en adelante?

R. Podría soñar con las Olimpiadas, pero es complicado. Quiero dejar marca en la historia de la velocidad boliviana. Ese sería mi sueño. Con el trabajo que estoy haciendo no está lejano esa meta. Va a costar. 

P. ¿Quiénes son tus referentes? 

R. En el ámbito nacional es Bruno Rojas. Como es el más rápido del país, quiero aprender todo de él, de lo que hizo y superarlo. Es un amigo y me da consejos para mejorar. Lo considero una gran persona. A nivel internacional tengo como figura al jamaiquino Usain Bolt. 

P. ¿Has pensado en el atletismo como profesión?

R. Si hubiera el apoyo necesario diría que sí. Sin embargo, viendo que no hay respaldo, si o si hay que tener como hobby el atletismo. Estoy decantado por medicina. Esa sería mi profesión. 

P. ¿El apoyo en tu carrera de quién viene?

R. No tengo ningún patrocinador, todo corrió por cuenta de mi familia. Del Gobierno espero que vaya aportando a los atletas. Si sigue así la cosa, no creo que llegue muy lejos el país. Mi mamá me apoya mucho. Si no lo hiciera, lo hubiera dejado hace tiempo.