Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 18 de septiembre de 2021
  • Actualizado 04:15

Rusia, en lucha tras superar a Finlandia

Con el gol de Miranchuk al final de la primera etapa (47) , el cuadro eslavo mantiene las opciones de avanzar a los octavos de final.
Artem Dzyuba (i) de Rusia ensaya un disparo ante la marca de Glen Kamara (c) de Finlandia. EFE
Artem Dzyuba (i) de Rusia ensaya un disparo ante la marca de Glen Kamara (c) de Finlandia. EFE
Rusia, en lucha tras superar a Finlandia

Rusia logró sofocar con muchas dificultades la rebelión finlandesa (0-1) merced a un gran gol del zurdo Alexei Miranchuk al borde del descanso.

Los finlandeses vendieron cara su piel y tuvieron ocasiones para empatar, pero fueron finalmente los eslavos los que se llevaron tres puntos vitales para sus opciones de clasificación para los octavos de final.

Los rusos se recuperaron así de la dura derrota de la primera jornada ante Bélgica (3-0), mientras los finlandeses aún pueden seguir soñando con llegar a los cruces en su primera Eurocopa.

Finlandia solo introdujo un cambio con respecto al equipo que derrotó a Dinamarca. Schüller sustituyó a Sparv en el centro del campo. Mientras, Cherchésov castigó al portero Shunin y al central Seménov por su mal partido ante Bélgica. El joven Safónov debutó bajo los palos. Además, otorgó la titularidad al zurdo Alexéi Miranchuk (Atalanta).

Los finlandeses metieron el miedo en el cuerpo a la afición local con un gol nada más arrancar el partido por medio de Pohjanpalo, el autor de la diana histórica en el Parken de Copenhague pero el árbitro anuló el tanto por un ajustado fuera de juego.

Solo una jugada individual podía derribar la muralla finlandesa. Al borde del descanso, Miranchuk recibió la pelota al borde del área, hizo una pared con Dzyuba y, tras recortar a un defensa, colocó el balón sutilmente lejos del alcance del portero. Un golazo que acabaría siendo decisivo (a los 47).

Con el paso de los minutos, los rusos controlaron las acciones del partido y a los finlandeses pareció que se les acabaron las ideas en ataque con la sustitución de Pukki. Solo a balón parado inquietaron a Safónov.