Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 00:57

Robles ascendió con Palmaflor y Aurora; hoy busca subir con Vinto

El arquero beniano se siente un cochabambino más por dejar en la Profesional a dos clubes de la región y espera dar una alegría más a la Llajta. Es titulado como director técnico y es el goleador del cuadro vinteño.
Juan Carlos Robles celebra el título de la Copa Simón Bolívar en Palmaflor en 2019.              ARCHIVO
Juan Carlos Robles celebra el título de la Copa Simón Bolívar en Palmaflor en 2019. ARCHIVO
Robles ascendió con Palmaflor y Aurora; hoy busca subir con Vinto

El portero experimentado del fútbol boliviano Juan Carlos Robles (36 años) se constituye en el “amuleto” para ascender a la Primera División, sobre todo, con los clubes cochabambinos como ya sucedió con Aurora (2017) y Palmaflor (2019). 

En los últimos años, en la Copa Simón Bolívar se destapó y cobró mayor protagonismo en el fútbol nacional al ser el meta “infalible” en el momento de cobrar los lanzamientos penales.

Es el capitán y referente del plantel de Universitario de Vinto que disputará hoy (15:00) el partido de ida de las semifinales contra Vaca Díez de Pando, en el estadio Roberto Jordán, de Cobija.

El propósito del meta y de sus compañeros de equipo es conquistar el título y “dar una alegría a la población de Vinto y sus dirigentes” por apostar en un proyecto que busca dejar alegrías para Cochabamba.

Robles también conquistó el título nacional de la ex Liga Profesional con Universitario de Sucre (2008 - 2014). Jugó la Copa Libertadores y Sudamericana hasta los cuartos de final.

Es titulado como director técnico y realiza sus estudios para ser entrenador de arqueros. Tiene previsto jugar un par de años más antes de colgar los guantes.

P: ¿Tuvo una carrera con logros destacados en el país?

R: El objetivo es cosechar cosas importantes y títulos. Desde que inicié mi carrera como futbolista en 2004 (19 años), mi objetivo fue cosechar cosas importantes a nivel de selecciones, clubes y profesional.

Fui parte de varios clubes en el país y tuve la oportunidad de lograr títulos nacionales y ascensos, sobre todo, logré participar en copas internacionales como la Sudamericana y Libertadores.

En 2005 ascendimos con Universitario de Sucre a la Liga y en nuestra primera participación salimos terceros, esa campaña, nos permitió jugar en 2006 la Sudamericana.

El año 2008 con la U de Sucre logramos un título nacional con dos fechas de anticipación y eso nos permitió jugar la Copa Libertadores 2009.

El plantel capitalino tuvo un desempeño regular los años 2010, 2011 y 2012, representamos a Bolivia en la Sudamericana. Pero en el torneo de 2010 llegamos a los cuartos de final dejando fuera a Cerro Porteño de Paraguay y nos frenó el Palmeiras brasileño.

P: ¿Fue campeón de la Copa Simón Bolívar?

R: Sí. En 2005 logramos el título de la Copa con Universitario de Sucre y nos quedamos en ese club por varios años con destacadas actuaciones.

Posteriormente, en 2017 comenzamos un nuevo desafío con Aurora y logramos retornar a la Liga. Posteriormente, en 2019 con el club Palmaflor y ahora el objetivo es ascender con Universitario de Vinto.

P: ¿Cuándo se anima a cobrar los penales?

R: Cuando estaba en Aurora me animé un poco más para anotar goles y eso me sirvió para llevar a equipos a la primera división. En 2019 convertí penales clave para seguir avanzando. Eso me animó mucho más para agarrar confianza y también de los compañeros para cobrar los penales. En Vinto llevo como cuatro goles.

P: ¿Se animó algo tarde para hacer la diferencia en la cancha?

R: No es tarde. En los equipos de la Liga no animaba porque había jugadores con buen pie y son los encargados de ejecutar de pelota parada.

Pero la experiencia y la práctica es importante para que hoy pueda estar a cargo de ejecutar los penales.

P: ¿Se puede soñar con el título o es prematuro?

R: Estamos a 360 minutos de la gloria y los dos partidos que tenemos al frente serán duros porque los rivales también tienen el propósito de ascender. Tenemos que ir paso a paso para dar la alegría a la población de Vinto y sus dirigentes que nos dieron su confianza.

P: ¿Tiene cábalas para ingresar a la cancha?

R: Sí, pero no me gusta contarlo. Cuando juego la final siempre se dan cuenta y hay un detalle en mí cuando entro a la cancha.

P: ¿Como experimentado brinda consejos y ánimo al grupo?

R: Como capitán y experimentado les doy ánimo para que tengamos confianza todos que entramos a la cancha. También con aquellos que nos ven desde las gradas porque identifican nuestras debilidades y fortalezas. Es importante la confianza que podemos dar desde el arco. Si ellos se equivocan estoy para apoyarlos y mantener la unión del equipo.

P: ¿Le puso una fecha tope a su carrera?

R: Sí. Creo que un par de años más estaremos prestos para seguir jugando, pero estoy seguro que llegará el momento de colgar los guantes. Por el momento, tengo que trabajar al máximo y buscar los objetivos.

P: ¿Qué tiene previsto a futuro?

R: Durante la pandemia tuve la oportunidad de estudiar y ya cuento con la licencia A de entrenador y también estamos buscando el título como entrenador de arqueros, estamos pensando a futuro. Pero el tiempo definirá si soy director técnico o entrenador de arqueros.

P: ¿Es difícil ser técnico en Bolivia?

R: Existen muchos técnicos que estamos activos en el fútbol y por ahí nos juega una mala pasada el hecho de no tener experiencia. Por lo general, los dirigentes se fijan en aquellos que ya tienen su recorrido en el cargo.

Nos costará un poco, al menos, a los nuevos llegar a un equipo profesional, pero la mentalidad es comenzar de abajo.

Algunos técnicos que dejaron de jugar, como Marcelo Robledo, quien está haciendo un campañón con Independiente de Sucre, es un referente a seguir porque la oportunidad que se presenta se debe aprovechar al máximo.

P:¿Fue parte de la selección nacional?

R: Sí. Fui parte de la Selección con el profesor Julio Baldivieso, quien me consideró en la nómina para la Copa América de EEUU de 2015. Mis sueños los fui cumpliendo paso a paso. Cuando comencé en 2004, mi ilusión era conseguir títulos nacionales en la Simón Bolívar y la Liga. Jugar las Copas y en 2015 fui elegido como jugador del partido al mantener el arco sin anotaciones por cuatro partidos seguidos.