Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 14:37

Ríos pierde a su abuela, la mujer que hizo dupla con él y lo ayudó a repartir pan para los necesitados

El delantero de Aurora confesó que tiene el corazón partido, luego del fallecimiento de su “mami” Clementina. Cabe recordar que el jugador, en abril, se encargó de hornear las masas junto a la extinta para dar una mano a sus vecinos cruceños en esta crisis.
 
El delantero celeste Gabriel Ríos junto a su abuela Clementina durante la campaña familiar que consistió en regalar bolsas con pan durante la cuarentena. Gabriel Ríos
El delantero celeste Gabriel Ríos junto a su abuela Clementina durante la campaña familiar que consistió en regalar bolsas con pan durante la cuarentena. Gabriel Ríos
Ríos pierde a su abuela, la mujer que hizo dupla con él y lo ayudó a repartir pan para los necesitados

Gabriel Ríos pasa horas muy complicadas. Ayer falleció su abuela Clementina Banegas, aquel pilar femenino que lo acompañó en todas las batallas, en las que el delantero de Aurora sorteó adentro de la cancha y aquellas que también supo enfrentar fuera.

No por nada, en abril pasado, la mujer se puso la camiseta de su nieto para juntos dar paso a una campaña familiar solidaria que tuvo como objetivo llevar pan a las mesas de las personas más carenciadas de la zona Radial 26 y 27 del cuarto anillo, en Santa Cruz. El funcionamiento del plan era sencillo: ella horneaba las piezas de pan y él las distribuía, a bordo de una bicicleta.

Ahora, Gabriel intenta honrar su memoria, pero la tristeza es clara. “Solo Dios sabe por qué te me fuiste. Eras todo en mi vida, el motivo importante de conseguir muchas cosas y poder ayudarte en lo que tú me decías para sacarte una sonrisa. Mi corazón está partido con un inmenso dolor que solo pediré a Dios que me ayude a repararlo con el tiempo. Estas lágrimas de dolor son porque no esperaba tu partida”, sintetizó el futbolista, en su cuenta personal de Facebook.

La muerte de “Clemen” generó una profunda reflexión en Gabriel, quien se animó a aconsejar abiertamente a sus allegados y seguidores. “Amen a sus seres queridos hoy en vida. Amémonos unos a los otros, perdonémonos, nadie es perfecto, solo Dios. Aprovechen que están vivos porque irse de este mundo sin que se despidan de un ser querido es un dolor como si te sacaran el corazón. Dios nos cuide y nos bendiga. Te quiero hasta el cielo, mamita Clementina Banegas de Ríos”.

Gabriel y su abuela eran muy unidos. De hecho, en homenaje, el aurorista puso un video corto de la extinta como foto de perfil.