Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 23:42

Real Madrid y el Barça, a octavos en Copa del Rey

Los “gigantes” del fútbol español estuvieron cerca de quedar al margen de la siguiente fase, pero lograron el triunfo y salvaron el bochorno. Hoy se jugarán siete partidos del torneo “realista”.
Los jugadores de Barcelona  celebran uno de los goles en la Copa del Rey. EFE
Los jugadores de Barcelona celebran uno de los goles en la Copa del Rey. EFE
Real Madrid y el Barça, a octavos en Copa del Rey

El Barcelona, con la salida salvadora de Ousmané Dembélé, y el Real Madrid, con los tantos de rebote de Marco Asensio e Isco Alarcón, evitaron el esperpento tras doblegar al Linares (1-2) y al Alcoyano (1-3), respectivamente, para alcanzar los octavos de final de la Copa del Rey.

Pero antes del inicio de la jornada, casi todos los focos apuntaban al Barcelona y al Real Madrid. El morbo de ver eliminado a uno de los gigantes de España ante un equipo inferior siempre está presente. Y, el Linares y el Alcoyano, estuvieron a punto de dar una satisfacción a más de uno.

Los hombres de Xavi Hernández fueron los primeros en salir a la palestra. Para el técnico azulgrana, como dijo después del choque, su equipo ganó "gracias a la fe" de sus jugadores y, sobre todo, a la aparición de Dembélé, que resucitó al Barcelona tras salir desde el banquillo tras el descanso.

Dembélé contrarrestó el tanto inicial de Hugo Díaz con un zurdazo impresionante desde fuera del área que dio vida al Barcelona después de un primer acto sonrojante. Después, Ferran Jutglà, a falta de veinte minutos, sentenció a un gran Linares, que plantó cara hasta el final y pudo volver a sorprender con un disparo de Carracedo que golpeó en el larguero y que pudo alargar la agonía blaugrana.

Después, el Real Madrid tuvo que enfrentarse a los fantasmas del pasado curso. De nuevo, se vio las caras con su verdugo, el Alcoyano, que volvió a ser un quebradero de cabeza para el equipo de Carlo Ancelotti, que ganó sin ningún brillo y jugó con fuego durante muchos minutos.

El Real Madrid salió vivo de una primera parte para el olvido en la que se marchó por delante de milagro con una aparición de Militao, que abrió el marcador con un cabezazo a la salida de un córner pocos días después de su tremendo error ante el Getafe que le costó la derrota a su equipo.

Su gol no escondió las deficiencias, que salieron a relucir con un zurdazo de Dani Vega que sirvió al Alcoyano para empatar.

Cuando todo apuntaba a la prórroga y a una repetición de la pesadilla del curso pasado, Asensio, que saltó al campo en la segunda parte, apagó el incendio que se avecinaba con un disparo desde el borde del área que rebotó en un defensa para entrar en la portería del Alcoyano. Poco después, Isco, se aprovechó de una carambola estrambótica para rematar al Alcoyano, que de rebote se quedó sin premio.