Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 26 de noviembre de 2022
  • Actualizado 11:01

“Quieren verme muerto”: Baldi, un aviso, antecedentes y castigo

El DT ve algo armado tras de la denuncia por presunta discriminación de Jonathan Borja.  La defensa del jugador pide su suspensión. El ecuatoriano habría cometido indisciplina afuera.
Julio César Baldivieso, entrenador cochabambino. OXÍGENO.BO
Julio César Baldivieso, entrenador cochabambino. OXÍGENO.BO
“Quieren verme muerto”: Baldi, un aviso, antecedentes y castigo

“Los abogados del señor Borja me han sentenciado. Dos años, dinero, que puede (la hipotética suspensión) llegar a cinco años de no dirigir… creo que quieren verme muerto. Me parece que quieren enterrarme”. Los dichos salieron de la boca de Julio César Baldivieso.

Está convencido de que existiría una “mano oscura” detrás de la denuncia del ecuatoriano Jonathan Borja, quien lo acusó de xenofobia. En el medio, el futbolista ratificó haber sido, presuntamente, víctima de malos tratos por parte del cochabambino en Always Ready. Por eso, la defensa del deportista desea que el adiestrador sea suspendido por dos años.

La mañana de ayer, Baldi abordó a la polémica desatada entre él y el jugador de 28 años. Señalamientos por supuesto racismo, de “llenarle la cabeza” al plantel en contra del refuerzo y la presunción de que podría haber un trasfondo “armado”. Todos esos elementos tienen lugar en este revuelo.

Según el DT, Borja habría tenido actitudes no profesionales. Habló del ponchillo, cuando un día el jugador se lo puso al revés y, tras ser observado, lo lanzó.

“Llegaba tarde a los entrenamientos. En su momento lo voy a demostrar en las instancias convenientes”. Cree que la situación sería “armada” y sospecha de que “alguien maneja” a Borja. Relacionó la denuncia con las aseveraciones de dirigentes de Always, quienes dijeron que el técnico les ordenó perder a sus jugadores.

“¿Cuánto tiempo pasó del partido?, ¿una semana? Y que salga a hacer estas denuncias, ¿no les parece un poquito armado? Preferiría meterme un tiro a darle la orden a un futbolista de que vaya para atrás”.

“Creo que quieren verme muerto, me parece que quieren enterrarme”, analizó, luego, ya no en conferencia, sino en Tigo Sports.

LÁGRIMAS

Borja expresó que llegó el momento de “no callar”. “No saben los meses que me ha tocado pasar, noches que no he podido dormir, entrenamientos en los que tuve que tragar mis palabras, mis lágrimas ¡No me voy a callar más!”.

Negó haber caído en indisciplina en Bolivia. “Acá jamás he cometido una indisciplina. Me empiezan a pasar actos xenofóbicos; comienzo a escuchar palabras feas, a ser relegado, a entrenar en canchas de tierra, a hacer trabajos excesivos y un montón de cosas que duelen mucho”.

Noticias de hace dos años dan cuenta de que el ecuatoriano habría tenido problemas. “Cruz Azul separa a Jonathan Borja por indisciplina y lo manda a la Sub-20”, reza el título de una nota de octubre de 2020 de Debate, de México.

Área Deportiva FM, por su lado, en noviembre de 2020, reflejó que habría sido exigido con mayor intensidad y él habría contestado mal. Un mes antes, en octubre, Sitios Total encabezó: “Jonathan Borja apartado del equipo por indisciplina”.