Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 06 de julio de 2022
  • Actualizado 00:05

Pipo deja Wilster con un legado de dos títulos y 148 partidos jugados

El golero fue uno de los más críticos de la situación económica que el club atravesó este año. Tras defender la casaca roja por cuatro temporadas, le pone final a una etapa marcada por dos vueltas olímpicas y un pase a octavos de la Libertadores.
Arnaldo Giménez alza el trofeo de campeón del Clausura 2019.
Arnaldo Giménez alza el trofeo de campeón del Clausura 2019.
Pipo deja Wilster con un legado de dos títulos y 148 partidos jugados

Como ha venido ocurriendo en los últimos siete años, a Arnaldo Giménez le tocaba defender el pórtico de Wilstermann después de que su antecesor, el chileno Raúl Olivares, dejara la vara alta por el título de 2016 y sus actuaciones determinantes para alcanzar los cuartos de final de la Copa Libertadores 2017. El paraguayo-boliviano forjó su propia leyenda en el club y se va después de cuatro temporadas con la camiseta del Imperio Escarlata.

En este lapso, Pipo ha tenido dos vueltas olímpicas con el Hércules qhochala. La primera fue una de las más recordadas porque tuvo lugar en una final apasionante contra The Strongest. Después de que el 2-1 favoreciera al local de turno tanto en La Paz como Sacaba, la definición se trasladó a Sucre, la ciudad de los cuatro nombres. En el estadio Patria, aviadores y atigrados protagonizaron un electrizante cotejo que terminó en tablas (2-2) ante un escenario colmado de espectadores.

Era el 6 de junio de 2018. Mientras el Planeta Fútbol contaba los días para la Copa del Mundo en Rusia, Wilster superó al Tigre en la definición por penales (3-2), con una actuación sobresaliente del golero, y la ciudad blanca se pintaba de rojo para celebrar la conquista por todo lo alto. 

Otro momento memorable aconteció el 28 de diciembre de 2019. Luego de una pausa forzada por los conflictos sociales que tuvo el país post elecciones presidenciales, el certamen se reanudó y el Rojo cruzaba la meta con los brazos en alto después de superar 3-1 a Oriente en el estadio Félix Capriles y festejar una nueva coronación junto a su hinchada. Este ha sido el último festejo de Wilster hasta hoy, viernes 17 de diciembre de 2021. En dicho campeonato, Pipo también se constituyó en un pilar del equipo campeón, que tuvo la valla menos vencida de la competencia.

Antes de atravesar turbulencias, el Aviador logró un último vuelo destacado en cielos continentales. En medio de la pandemia de la COVID-19, iniciada en 2020, y un campeonato paralizado hasta finales de noviembre por el panorama mundial y los conflictos internos de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), en medio de los cuales falleció el titular de aquel entonces, César Salinas, por el virus; el equipo logró clasificar a octavos de final de la Libertadores como primero de grupo tras vencer 0-1 a Colo Colo en Santiago de Chile. Fue además su primer triunfo internacional en territorio ajeno después de 34 años, cuando había superado 1-2 a Universitario en Perú, en 1986.

El thriller emocionante se convirtió en una película de terror este año. El rendimiento deportivo estuvo por debajo de los antecedentes, Pipo fue baja por una lesión y el equipo no hallaba el rumbo porque defensivamente "era un flan". Giménez eventualmente retornó, el equipo logró alzar algo de vuelo, pero ya era tarde para pelear por la corona que terminó ganando Independiente de Sucre. Wilster ha tenido que "conformarse" con la clasificación a la Copa Sudamericana 2022. 

La partida de Pipo generó opiniones encontradas en redes sociales por parte de la fanaticada roja. Algunos reconocen la trayectoria y logros de Pipo en el club. Otros le recriminan su partida que presuntamente se debe a temas económicos. Sea como fuere, el arquero quedará en la historia del club y su legado perdurará.