Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 10 de diciembre de 2019
  • Actualizado 00:29

EL JUDOCA ES UNA DE LAS APUESTAS LOCALES EN RÍO.

Penalber, aspirante serio al oro

Penalber, aspirante serio al oro



RÍO DE JANEIRO

Una de las principales bazas de medalla local en los Juegos Olímpicos de Río es el judoca Víctor Penalber, un carioca que en los últimos años ha protagonizado una constante progresión solo comparable a su historia de superación, que le llevó a reconvertirse de diestro a zurdo por culpa de una lesión.

"Creo que un atleta siempre está probándose, siempre está intentando superar sus límites", afirmó Penalber. Unas palabras que definen la trayectoria de este deportista de 25 años.

Penalber, que señala a su padre como el gran responsable de su pasión por el deporte, recuerda cómo desde que tenía cuatro años comenzó a practicar fútbol, natación y, por supuesto, judo.

Pero, claro, "no había tiempo para todo" y tuvo que elegir. Y eligió el judo por ser el que más le "apasionaba".

"Es mi forma de vivir. Una filosofía de vida que se aprende a medida que vamos creciendo y una forma de encarar la vida", apuntó el judoca, que en el penúltimo ránking internacional previo a los Juegos ocupaba la sexta posición en la categoría de -81 kilos.

Esa filosofía le imprimió ese carácter de superación que le llevó a reinventarse con apenas 15 años, cuando una grave lesión en el codo derecho le llevó a pasar por el quirófano.

Tras esa operación, reconoció Penalber, perdió la confianza "para luchar con el lado derecho", pero él no quería quedarse "fuera del deporte", así que comenzó a entrenar como un zurdo.

Lo que podía haber supuesto el prematuro adiós a su carrera, el joven Penalber lo encaró como una nueva oportunidad al percatarse de que como zurdo incomodaba más a sus rivales.