Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 16 de septiembre de 2019
  • Actualizado 00:39

Peña, exdefensa de Bolivia que forma jugadores al modo europeo

Peña, exdefensa de Bolivia que forma jugadores al modo europeo

Sus catorce temporadas en la Liga española y 21 años como futbolista son el respaldo para que desde 2018 un exdefensa de la selección de Bolivia, Juan Manuel Peña, haya orientado su esfuerzo a formar futbolistas con "nivel europeo" en las afueras de su natal Santa Cruz.


"Soy un convencido de que el fútbol boliviano tiene buenos futbolistas. Simplemente hay que ayudarlos y prepararlos y darles las herramientas necesarias para que puedan llegar más lejos", dijo en una entrevista con Efe Peña, que ahora dirige hace más de un año la JMP Soccer School.


El emprendimiento es producto de una reflexión personal que se hizo realidad varios años después de su retirada en 2010, ya que primero se dedicó a invertir en el sector inmobiliario y a representar a varios jugadores que actualmente compiten en la División Profesional de Bolivia.


Una formación basada en el conocimiento sobre el fútbol y que supere el viejo patrón en el que el buen jugador es solo el que posee cierta de técnica y ha aprendido copiando algunas jugadas de la televisión.


De continuar este modelo, a juicio de Peña, Bolivia quedará en "total desventaja" frente a los demás países.


El concepto para la formación de futbolistas por el que apuesta es "completamente distinto" al del medio boliviano, donde asegura no hay canchas adecuadas con equipaciones para el entrenamiento ni las "condiciones necesarias" para que los entrenadores aprendan sobre el fútbol moderno, aseguró.


Por ello, a parte de contar con un complejo propio, el exdefensa de los españoles Real Valladolid y Villarreal ha roto el hábito de trabajo por horas de los entrenadores y ha impuesto una rutina diaria para capacitarlos por las mañanas y que ejerzan la dirección técnica por las tardes.


La academia acoge diariamente a unos 250 alumnos, entre los 5 a los 17 años, y se asemeja a una pequeña aldea en la que solo se respira fútbol.


En ella hay varias canchas de césped sintético y espacios para el trabajo físico de los jóvenes futbolistas, además del equipamiento necesario, que se asemeja al de los equipos profesionales de Bolivia o que incluso los supera.


Es normal ver a un arquero de unos 9 años parando remates en una portería de dimensiones normales y a futbolistas de su edad que realizan jugadas organizadas en medio de obstáculos que podrían representar varias situaciones reales en el campo.


Una de las premisas de Peña es formar "personas" y mediante su academia dotar a niños y jóvenes de las herramientas necesarias "para que puedan acercarse al nivel europeo" y más adelante puedan ser futbolistas profesionales.


Peña, ahora con 46 años, fue uno de los jugadores que "ha tenido la suerte" de ser parte de algunos de los episodios más importantes de la historia del fútbol de Bolivia, como la clasificación al Mundial de 1994 en Estados Unidos.


También jugó la final de la Copa América de 1997 ante Brasil, "una de las cosas más grandes" que consiguió con la Verde, pese a la derrota por 3-1, además de integrar el equipo que goleó por 6-1 a la Argentina de Lionel Messi dirigida por Diego Armando Maradona en 2009.


Con la selección de Bolivia además participó en las eliminatorias de los mundiales de 1994, 1998, 2002, 2006 y 2010, mientras que disputó la Copa América en seis ocasiones, las de 1991, 1993, 1995, 1997, 1999 y 2007.


En el Valladolid, club en el que echó raíces durante casi una década, enfrentó a figuras como Bebeto, Mauro Silva, Ronaldinho, Zinedine Zidane y el brasileño Ronaldo Nazário, que a su juicio fue el delantero más difícil al que le tocó marcar.


También vistió la amarilla del Villarreal, equipo en el que jugó tres temporadas y con el que en 2006 alcanzó la semifinal de la Liga de Campeones de Europa, en una escuadra integrada por figuras como el argentino Juan Román Riquelme y el uruguayo Diego Forlán.


Sereno, efectivo y disciplinado en la defensa, esa es la imagen que mantienen los que lo vieron jugar desde sus inicio en el Blooming de Santa Cruz y el Independiente Santa Fe colombiano hasta la conclusión de su carrera en el Celta de Vigo español y el D.C. United estadounidense.