Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 17:38

La Pantera Alcocer reparte pedidos en bici para pagar sus gastos y demuestra que la voluntad le sobra

Sergio Alcócer, quien dejó en alto el nombre del país en los Suramericanos, trabaja para Chaskiapp, una empresa nueva que busca surgir. Como no tiene moto, decidió agarrar su bicicleta y recorrer la ciudad entregando compras para cubrir el alquiler de su cuarto. Brian el Ch’ila Fernández tramita su licencia para transitar. Se sumará en breve a la misma iniciativa.

La Pantera Alcocer reparte pedidos en bici para pagar sus gastos y demuestra que la voluntad le sobra

Hace dos años casi exactos, Sergio la Pantera Alcócer se encontraba encima del cuadrilátero de Punata, sede elegida para concentrar el boxeo de los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018. En aquel entonces, honraba los colores de la Tricolor con una actuación que arañó la medalla de bronce en la categoría 56 kilogramos. Doble mérito para el pugilista, que se subía al ring con el peso de la bronca a cuestas, pues, unos días antes de que compitiera, la Pantera advertía que su continuidad en el deporte amateur corría peligro dado el escaso apoyo por parte del aparato estatal. Aun así, lo hizo. Peleó de igual a igual.

Ahora, cuando el recuerdo de Cocha 2018 queda cada vez un poco menos nítido, el contexto actual impacta en el bolsillo de todos y tampoco hay actividad alguna en la disciplina de contacto, Sergio decidió tomar su bicicleta y brindar sus servicios de compra y entrega de pedidos a través de una empresa de delivery que lo empleó hace una semana.

Preocupado por generar recursos económicos y por la dilatación de la cuarentena, el boxeador comenzó a buscar alguna actividad que le pudiera significar ingresos para satisfacer las necesidades del día a día. Se escabulló en las redes sociales. Pensó en la afamada empresa PedidosYa, pero se enteró de que esta no se encontraba reclutando personal. Además, Sergio tampoco tenía motocicleta. “Vivo solo y pago alquiler. Por esa situación me vi obligado a buscar un trabajo. Sé que, después de esta pandemia, se vendrán las deudas. Pago 500 bolivianos por mes en el alquiler”.

La Pantera continuó la búsqueda en el Facebook y dio con Chaskiapp, una firma que comienza a abrirse campo en el ámbito microempresarial y que proyecta crecimiento paulatino a través de servicios similares a los de otras entidades que cuentan con posicionamiento en el mercado. Tomó contacto de forma inmediata y mencionó su intención de sumarse. “Les dije que tenía bicicleta y que contaba con permiso de circulación. Para comenzar en esa línea se necesita garantía. Confié en agarrar el monto del Bono Universal, pero se pospuso la cancelación. Pasaron dos semanas, me hice prestar dinero y, con eso, llegué a pagar la garantía y unirme”, relata el pugilista, de 28 años.

Está disponible para cualquier viaje para el que lo requiera la institución. Sin embargo, cuando no salen pedidos, Sergio “se busca la vida” y promueve su trabajo de manera independiente publicitándolo en páginas específicas de las redes sociales. “Busqué publicarlo a través de mi estado de WhatsApp, para que vean mis amigos y me contacten. Este último tuve que usar el Facebook. Dejé mi número en algunas páginas. Estoy disponible todos los días, incluso los fines de semana, de 9 a 22.00. Donde sea voy. De hecho, pedaleé hasta Quillacollo, La Tamborada y la segunda Circunvalación. Tengo voluntad para trabajar. Eso, gracias a Dios, me enseñó mi mamá, que es comedida. No me hago a un lado, la necesidad es lo que manda. Además, eso me permite estar activo”, expone Alcócer, quien antes del confinamiento daba clases particulares de boxeo y representaba a la Universidad Mayor de San Simón, UMSS, en eventos deportivos. En dicha casa universitaria estudia lingüística.

 La crisis sanitaria puso en pausa, también, su deseo de pelear en un encuentro programado para marzo pasado. El promotor de la cita lo había llamado para que él protagonizada el combate coestelar.

Brian el Ch’ila Fernández también ingresará, en breve, a Chaskiapp. Fue Sergio, justamente, el que contactó al boxeador minimosca y le comentó sobre dicho emprendimiento. “Creo que la próxima semana me sumaré con el permiso para circular en la moto. Con la licencia, podré ir hasta la ciudad. Mi hermano arregló su bici, que estaba tirada. La pintó y mejoró sus llantas. Él también estaba interesado en el mismo tema”, menciona el deportista, ganador de la medalla de bronce en los Juegos Suramericanos de 2018. 

Aquellos que quieran contar con los servicios de Sergio Alcócer y colaborar activamente con el boxeador mediante el requerimiento de su trabajo, pueden llamarlo vía WhatsApp al 67410780. No importan las distancias. La voluntad le sobra. A Brian Fernández lo pueden ubicar en el celular 77904011.