Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 22:22

CASA DEL DEPORTE

La pandemia logró lo que nadie: el cierre de la “Casa del Terror”

La emergencia sanitaria que atraviesa Bolivia por el COVID-19 hizo posible que la edificación que se viene abajo se encuentre sin actividad. Los ajedrecistas entrenan vía online y piden que ENTEL les brinde “promos”.

 

El aviso de la Asociación de Ajedrez, en la Casa del Deporte. DICO SOLÍS
El aviso de la Asociación de Ajedrez, en la Casa del Deporte. DICO SOLÍS
La pandemia logró lo que nadie: el cierre de la “Casa del Terror”

Solo el poder de una fuerza mayor, como lo es la pandemia causada por el nuevo coronavirus, logró lo que ni las cartas notariadas de las autoridades pudieron conseguir: que la decadente Casa del Deporte se encuentre totalmente deshabitada, al menos, de forma temporal.

Varios fueron los artículos con respecto a la situación altamente riesgosa a la que se exponen los deportistas cochabambinos, particularmente los ajedrecistas que se citaban allí hasta poco antes de la cuarentena dispuesta por el Gobierno transitorio. Pese a las paredes y los techos deteriorados, los suelos cubiertos apenas con tablones de madera y la humedad dañina para los pulmones, los del deporte ciencia continuaban usando las instalaciones, del mismo modo que la Asociación local de la disciplina y la de ciclismo, que disponía de la Sala Vip para sus premiaciones.

Según el entrenador de ajedrez Rubén Molina, hermano y formador de la campeona nacional de Mayores, Jessica Molina, esto será temporal. “Estoy seguro de que una vez que culmine la cuarentena continuarán convocando. Llamarán a un torneo departamental Sub 10 que quedó a medias. Una vez que se levante el confinamiento, regresarán. Anteriormente, la directiva dijo que buscaría un nuevo ambiente, pero después, no sé qué pasó, el discurso quedó en la nada”.

Jessica, quien posee el título de Maestra Fide (MF), coincidió. “Pienso que van a retornar, ¿a dónde más irían?”.

Por su parte, el director del Servicio Departamental del Deporte (Sedede), Rodrigo Sánchez, recordó que su despacho ya le envió notificaciones a aquellas asociaciones que han continuado desarrollando sus tareas en la vieja edificación y que, además, han ofrecido espacios alternativos. “No es seguro que estén ahí. Vamos a reunirnos con ellos para brindarles un espacio que administre el Servicio”.

Los ajedrecistas no se vieron muy golpeados con la cuarentena. La comunidad nacional entrena virtualmente mediante una aplicación gratuita llamada Lichess. Sin embargo, no todos cuentan con wifi, por lo que gastan muchos megas en las conexiones. Por ello, Rubén le hace una petición a la compañía boliviana ENTEL a fin de que los beneficie. Para algunos deportistas, sí es limitado porque no cuentan con wifi y deben comprarse datos. Entel no está lanzando promociones que ayuden a la población en esta situación”.