Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 06 de junio de 2020
  • Actualizado 15:37

La pandemia se lleva a Gery Rodríguez, un cochabambino “rojo” y de gran corazón

Uno de los residentes bolivianos más populares en los Estados Unidos perdió la batalla con la COVID 19 después de varias semanas ingresado en un hospital de Virginia.

El cochabambino Gery Rodríguez, muy querido por la comunidad boliviana en Estados Unidos. Facebook
El cochabambino Gery Rodríguez, muy querido por la comunidad boliviana en Estados Unidos. Facebook
La pandemia se lleva a Gery Rodríguez, un cochabambino “rojo” y de gran corazón

La pandemia por la COVID-19 sigue golpeando con fuerza a la comunidad boliviana en los Estados Unidos. Ayer, Gery Rodríguez perdió la batalla final contra el virus y falleció a los 48 años luego de permanecer tres semanas ingresado en el Hospital Innova del condado de Fairfax, en el estado de Virginia.

Su constante concurso en actividades solidarias, empresariales, su pasión por el club Wilstermann, el amor por su hija Hannely (9) y su familia se convirtieron en una constante durante sus últimos años, según recuerdan familiares y amigos. Pero su corazón no pudo más y dejó de latir cerca del mediodía, luego de sufrir complicaciones respiratorias y renales, producto de la mortal enfermedad.

El deceso de Rodríguez sacudió a gran parte de los residentes bolivianos. Familiares, amigos, instituciones a las que perteneció, artistas con los que trabajó tanto en Bolivia como en los EEUU se manifestaron masivamente con sentidas condolencias que incluyeron fotografías, videos, anécdotas. Decenas de muestras de afecto inundaron su cuenta en la red social facebook poco después del anuncio oficial de su partida. Incluso una misa virtual en su memoria se celebró desde una Iglesia Católica en Virginia, pocas horas después.

Rodríguez pasó su infancia y gran parte de su juventud en el popular barrio de La Chimba, en la zona oeste de la ciudad de Cochabamba. Quienes le conocieron recuerdan que supo ganarse un lugar de afecto hasta convertirse en una de las personalidades más destacadas dentro la comunidad boliviana en los EEUU, gracias a su constante labor en el mismo lugar en el que reside más del 80% de los compatriotas en el país del norte.

Empresario del espectáculo, responsable por buena parte de la visita de artistas bolivianos e internacionales a los Estados Unidos, Rodríguez también es recordado por su liderazgo y permanente apoyo a iniciativas de corte solidario formando parte de organizaciones de ayuda a gente necesitada como “Corazón de América” de la cual fue vicepresidente hasta sus últimos días y cuya destacada colaboración con decenas de familias tras la luctuosa mazamorra de Tiquipaya en 2018 se recuerda hasta hoy, así como la dotación de material escolar y ropa de invierno el pasado mes de febrero para un hogar de niños en Vinto, o a importante ayuda que brindó tras el voraz incendio que devastó la Chiquitanía, entre varias obras similares.

Su popularidad en un gran sector de la comunidad boliviana en los EEUU también le permitió desarrollar su pasión por el fútbol y particularmente por el club Wilstermann, convirtiéndose en el presidente de la “Filial Wilstermann USA” de hinchas del cuadro “aviador”, cuya organización fue formalmente reconocida por la dirigencia del club cochabambino hace poco más de un año. A principios de 2020 había iniciado también un emprendimiento en sociedad con un restaurante de comida boliviana.

“Teníamos tantas esperanzas, pero no pudo aguantar. Antes de que se enferme, él, en persona, cocinó para ayudar a personas que no tenían qué comer y compró cosas del mercado para llevarles. Ha sido muy querido en la comunidad, muy dadivoso, tuvo un corazón muy grande”, recuerda Magaly Prudencio, presidenta de la organización Corazón de América.