Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 28 de marzo de 2020
  • Actualizado 04:45

Palmaflor arranca en el profesionalismo ante un peso pesado

Humberto Viviani, director técnico de Palmaflor. DICO SOLÍS
Humberto Viviani, director técnico de Palmaflor. DICO SOLÍS
Palmaflor arranca en el profesionalismo ante un peso pesado

A Palmaflor, el equipo que consiguió difuminar las diferencias entre varios sectores de Quillacollo y encolumnarlos bajo un mismo nombre que representa su identidad regional, no le tocará hoy un estreno sencillo, aunque ello poco opacará la alegría colectiva de saber que está en la División Profesional.

El elenco de Humberto Viviani debutará ante el Bolívar de Claudio Vivas, en el Hernando Siles paceño (16:00), por la fecha inicial del Apertura 2020.

Cambio radical el del conjunto quillacolleño, que hasta hace unas semanas luchaba entre sus entonces pares de la Copa Simón Bolívar y ahora se encuentra entre clubes con mayor chequera.

Lo cierto es que el equipo no “durmió”. Durante el tiempo de pretemporada, la dirigencia se encargó de meterse en el mercado de pases y amarró ciertas adquisiciones, como es el caso de Iván Huayhuata, Richet Gómez, Bismark Ubah y Jhohan Gutiérrez. La contratación más destacada fue la del argentino Matías Abelairas, de 34 años y con pasado en River Plate argentino.

Es el “Benjamín” cochabambino de primera. No de la Profesional, pues allí también está Real Santa Cruz del oriente, que ascendió por resolución del Tribunal de Justicia Deportiva de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

El plantel quillacolleño sabe que al frente tendrá a la usualmente complicada Academia, que concluyó el Clausura de la gestión pasada en la tercera colocación, con 56 enteros.

De más está decir que Bolívar fue uno de los planteles que más movió el mercado nacional, al igual que The Strongest. En sus filas incluyó, por ejemplo, al español Iker Hernández (figura de San José), el mediocampista paraguayo Fidencio Oviedo y el defensa salvadoreño Roberto Rodríguez.