Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de enero de 2020
  • Actualizado 06:20

Ministro destruye busto de Evo y dice que "debemos ser agradecidos" con RJC

Navarro inició el derribamiento de monumentos de Morales en Quillacollo. Llamó valerosos a los de la Resistencia. El Sedede no está de acuerdo. Extrañamente, la resolución dice “restituir”.
Del lado izquierdo, el ministro de Deportes transitorio, Milton Navarro, le da combazos al busto de Morales con los de la Resistencia. Del derecho, la estatua de Evo ya derribada. NOÉ PORTUGAL
Del lado izquierdo, el ministro de Deportes transitorio, Milton Navarro, le da combazos al busto de Morales con los de la Resistencia. Del derecho, la estatua de Evo ya derribada. NOÉ PORTUGAL
Ministro destruye busto de Evo y dice que "debemos ser agradecidos" con RJC

De fondo, el ya clásico “¿Quién se cansa?, ¡nadie se cansa! ¿quien se rinde?, ¡nadie se rinde!”. En el centro de la escena, el  ministro de Deportes transitorio del Estado Plurinacional de Bolivia, Milton Navarro, empuñando un mazo de tamaño considerable, listo para darle el “toque de gracia” al busto del exmandatario Evo Morales, monumento erigido al frente del Polideportivo Olímpico quillacolleño que acunó el baloncesto de los Juegos Suramericanos de 2018.

Valiéndose de una escalerilla para alcanzar el objetivo, la autoridad interina  derribó y destruyó, a combazos, el busto del máximo líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), en un acto que simbolizó el inicio de un plan estatal que tiene como fin quitar todas aquellas plaquetas y figuras de Morales que aún se encuentran en recintos administrados por el Ministerio.

Y ahí estuvieron integrantes de la denominada Resistencia Juvenil Cochala (RJC), el grupo civil organizado que se formó en noviembre de 2019 (cuando el país vivió un momento caldeado) y que cuenta con la aprobación del actual Gobierno. De hecho, Navarro aprovechó para denominar ayer a los miembros como “valerosos nacionales”, minutos después de que estos formaran una caravana que partió desde el puente Huayculi hasta llegar al Polideportivo. 

“Quiero saludar a los valerosos cochabambinos que lucharon por recuperar la democracia”, dijo el Ministro, para después derribar una estatua que tuvo la cabeza cubierta por una bolsa de plástico gris. Los propios personeros de su cartera la taparon con días de antelación.

APARENTE ERROR EN LA RESOLUCIÓN Para lo acontecido fue necesaria la resolución ministerial 08/20, formalizada ayer en La Paz. Personeros de la cartera le facilitaron a este medio la transcripción del escrito oficial y aunque esta señala que ningún recinto deportivo podrá llevar el nombre ni el busto de un personaje vivo, sostiene al inicio que se debe “restituir” la denominación de Polideportivo Evo Morales Ayma a Polideportivo Olímpico Quillacollo. La figura es contradictoria. Pese a ello, la instalación quillacolleña, situada en la zona de Sapenco, ya no se llama Polideportivo Evo Morales Ayma, sino Polideportivo Olímpico de Quillacollo.

“Instruir el retiro de los monumentos u otros que hubieran sido erigidos en homenaje a personas vivas”. El acto en ese municipio marcó el comienzo de la seguidilla de cambios, misma que se extenderá en todas las obras estatales de Bolivia.

COCHABAMBA NO SEGUIRÁ LA MEDIDA Navarro aprovechó para referir calificativos hacia la figura de Morales. “Ahí tenemos un busto del dictador, del delincuente”, señaló, con el dedo índice, ante los medios de comunicación, personeros de su despacho y los integrantes de la Resistencia Juvenil.

También invitó a que las instancias departamentales y municipales se sumen a la medida de quitar todo aquello que homenajee al exmandatario y actual jefe de campaña del MAS.

“Quiero pedir a todos los que administran, que igual cambien”.

En rápida contestación a la solicitud, el director del Servicio Departamental del Deporte (Sedede), Rodrigo Sánchez, adelantó que su dependencia no se sumará, al menos en su gestión. La postura se centra en organizar y establecer “prioridades”,  lejos de “remarcar diferencias”.

“No estoy de acuerdo con lo hecho. Sinceramente, ni lo hemos considerado. Creo que deberían evaluar prioridades y hacer gestión ¡Realizaron un viaje tan largo para eso! Como Sedede no lo vamos a hacer ni a gastar energía en ello. Además, ese acto contribuye a crear división. Es delicado. Tendríamos que tender a la unión y también a coordinar tareas. Hay autonomías. Solo lo mecionó como sugerencia, no puede imponer”.

“AGRADECIDOS” CON LA RJC Consultado Navarro sobre el rol que ha jugado la Resistencia en el acto y con respecto a la posibilidad de que exista un trabajo “conjunto”, la autoridad respondió que sí.

“Debemos ser agradecidos. Nos están acompañando. Tenemos que hacer un trabajo coordinado no solo con ella, sino con todos los bolivianos. Vamos a ponernos de acuerdo”. Por su parte, la RJC destacó, poco después, que ninguno tiene “tinte político”, pero que estarán prestos a apoyar cuando se los necesite.

El busto de Morales ha estado durante algunas semanas con la cabeza cubierta con un plástico plomo. El mismo fue finiquitado en unos minutos en colaboración con el grupo civil, que también le propinó algunos combazos y, además, aprovechó para poner su bandera verde en la boca de la estatua para que la prensa tomara fotografías.