Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de junio de 2024
  • Actualizado 00:15

Tiene 18 años y llena de orgullo: Miguelito jugó 14 minutos en el Peixe, fue "bautizado" y sonríe

El talentoso boliviano Miguel Terceros ingresó al partido entre Santos y Juventude al minuto 80 para concretar su debut con el plantel mayor. Antes, lo raparon por completo. 
El boliviano Miguel Terceros luego de su debut con Santos. Fusión Deportiva
El boliviano Miguel Terceros luego de su debut con Santos. Fusión Deportiva.
Tiene 18 años y llena de orgullo: Miguelito jugó 14 minutos en el Peixe, fue "bautizado" y sonríe

El boliviano Miguel Terceros sigue viviendo un presente soñado, luego de debutar el pasado 24 de septiembre con la selección boliviana de fútbol en el amistoso ante la selección de Senegal, por fecha de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA). No pasó mucho tiempo de aquel día, que él mismo consideró "histórico", y ahora le tocó debutar con el equipo mayor del Santos, en la jornada 31 del Brasileirao.

Miguelito ingresó ayer al terreno de juego, al minuto 80, reemplazando a Lucas Braga Ribeiro, quien terminó siendo figura del partido. Terceros contó con alrededor de 14 minutos para mostrar su talento en la máxima categoría del fútbol brasileño.

"Estoy muy contento de debutar como profesional en un equipo que es mundialmente conocido. Daré lo mejor de mí en cada entrenamiento para tener más minutos y seguir creciendo como jugador", expresó el boliviano en una entrevista luego de su debut con el Santos FC.

Los goles de Santos los hicieron Lucas Braga Ribeiro, al minuto 24 y 75, Marcos Leonardo, al 54, y Madson, al 63. El gol para Juventude lo convirtió Bruno dos Santos, al 78. Con la victoria de ayer, el Peixe se posiciona en el puesto 11 del campeonato, entrando a zona de fase de grupos de Copa Sudamericana.

Santos tendrá su siguiente partido el lunes, por la fecha 32 del Brasileirao, cuando visite a Bragantino a partir de las 19:00 (hora boliviana). 

DEBUT CON LOOK NUEVO

Miguelito entró a jugar con un look totalmente nuevo. Ingresó al gramado sin cabello. Esto es habitual en el fútbol, cuando un deportista se estrena oficiamente. Es tradicional que sus compañeros lo "bauticen".