Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 14 de diciembre de 2019
  • Actualizado 07:05

Messi y Armani salvan empate para la Argentina

El 10 del FC Barcelona y el arquero de River Plate fueron determinantes para que el conjunto albiceleste rescatara un punto frente a un disciplinado y rápido Paraguay. Acabó 1-1.
Messi y Armani salvan empate para la Argentina


Argentina, que perdía y jugaba mal en el Mineirao, revivió en el segundo tiempo gracias a un gol de penal de una de las figuras de la noche, Lionel Messi, y empató 1-1 con Paraguay en la segunda jornada del Grupo B de la Copa América, anoche, en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

Richard Sánchez hizo el 0-1 a los 37 minutos tras una gran jugada de Miguel Almirón. Messi convirtió el 1-1 definitivo de penalti, a los 57 y, cinco minutos después, Franco Armani le contuvo un penal a Derlis González.

El seleccionador de Argentina, Lionel Scaloni, paró un equipo con cuatro cambios respecto al que cayó por 0-2 ante Colombia en el debut.

Eduardo Berizzo también movió el banquillo en Paraguay con seis modificaciones respecto a los que empataron 2-2 con Catar

Recién comenzado el partido, Messi robó una pelota en posición de ataque, encaró a la portería y tocó al centro, pero su asistencia no llegó a destino. Los hinchas albirrojos suspiraron aliviados. En la primera mitad, se vio a un Messi movedizo, voluntarioso y con ganas de participar en las jugadas.

Paraguay se replegó y apostó a los contraataques.

El 0-1, a los 37 minutos, fue gracias a una gran jugada individual de Miguel Almirón, que se sacó de encima a Roberto Pereyra y Milton Casco en velocidad con una larga carrera por la izquierda del ataque y tiró un centro atrás para que Sánchez, con una precisa definición, anotará el primer gol del partido.

A los 44 ocurrió la primera polémica de la noche. Armani salió lejos de su portería, casi al centro del campo, para controlar un pelotazo largo, pero falló. La pelota le quedó a González y Armani le cometió una infracción mientras la defensa regresaba. El árbitro le mostró la tarjeta amarilla, pero todos los jugadores paraguayos le exigieron la roja.

Sergio Agüero fue protagonista de la jugada que derivó en el gol argentino. El Kun recibió un pase largo y asistió a Lautaro Martínez, que remató de primera. Su tiro pegó en el travesaño y le cayó en los pies a Messi. La Pulga pateó y Fernández la sacó al tiro de esquina. Paraguay volvió a respirar.

Pero el árbitro fue a consultar el VAR y los corazones albirrojos volvieron a retumbar en el estadio. Cuando el brasileño Wilton Sampaio señaló el punto penal, por una mano de Iván Piris, los argentinos lo celebraron como un gol.

El encargado de patearlo fue Messi. Su fuerte remate fue incontenible para Fernández y Argentina consiguió el empate, a los 57 minutos.

El grito “Messi, Messi, Messi”, no tardó en llegar desde las gradas a modo de agradecimiento.

Argentina retomó el control del partido, con un Messi inspirado, pero no logró generar tanto peligro. El match terminó 1-1.

1 Argentina

Franco Armani Milton Casco

G. Pezzella

N. Otamendi

N. Tagliafico Roberto Pereyra Giovani Lo Celso L. Paredes

Rodrigo De Paul Lionel Messi Lautaro Martínez



Entrenador:

Lionel Scaloni.



Cambios:

Agüero x Pereyra; Ángel Di María x Martínez y M. Suárez x De Paul.

1 Paraguay

R. Fernández Iván Piris

Gustavo Gómez Junior Alonso

S. Arzamendia Rodrigo Rojas

R. Sánchez

Derlis González Miguel Almirón Matías Rojas

F. Santander



Entrenador:

Eduardo Berizzo



Cambios:

Romero x Santander; Celso Ortiz x Almirón y Escobar x González.

Goles: Richard Sánchez (36’, PAR) y

Lionel Messi (57’, ARG).

A Estadio: Mineirao de Belo Horizonte.

A Público: xx mil personas aprox.

A Árbitro: Wilton Sampaio (BRA).

La Pulga asume el reto de capitán

BELO HORIZONTE/EFE En una nueva noche de sufrimiento para la selección argentina anoche, emergió el capitán. Lionel Messi tomó los galones para ejecutar un penalti que mantiene con vida a la Albiceleste en la Copa América, en un partido que se puso cuesta arriba con el 1-0 paraguayo en la primera mitad.

Una multitud de arrancadas infructuosas del 10 argentino, aclamado a cada acción, taciturno durante gran parte de la primera mitad, encendido durante la segunda y comunicativo siempre con sus compañeros. Y el penalti, anotado fuerte, con seguridad, la que le está faltando a Argentina en esta Copa América sí la tuvo Messi.

Era el momento de cargarse la selección a la espalda. La exigencia era máxima tras una dura derrota ante Colombia en Salvador, en la que Argentina no fue capaz de generar peligro y la Pulga había sido opacada por el centro del campo cafetero.

En la víspera, había sido protagonista de una charla al plantel junto al técnico Lionel Scaloni, en el centro de entrenamiento Cidade do Galo del Cruzeiro, revelada por las cámaras de las televisiones argentinas, apostadas en lo alto del cerro sobre el que se sitúa el campo de entrenamiento.Messi tomó la palabra junto a su seleccionador en un momento crucial para la escuadra albiceleste.

Scaloni lo rodeó de socios diferentes. Por delante, en lugar de Sergio Kun Agüero, un perfil más de delantero centro clásico representado por Lautaro Martínez.

A la izquierda, Rodrigo de Paul y a su lado, a ratos como interior, a ratos como extremo, y en todo caso como socio para armar juego, Roberto el Tucu Pereyra.

Lío recibió la ovación y aplausos del público.