Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:32

Manchester City golea a Urawa Red Diamonds y jugará la final del Mundial de Clubes

El equipo de Pep Guardiola se impuso con claridad a sus pares asiáticos. Los tantos fueron marcados por Marius Hoibraten en contra, Mateo Kovacic y Bernardo Silva. 

Festo de los jugadores del Manchester City./ INFOBAE
Festo de los jugadores del Manchester City./ INFOBAE
Manchester City golea a Urawa Red Diamonds y jugará la final del Mundial de Clubes

Manchester City venció al Urawa Red Diamonds por 3-0 en el Estadio King Abdullah Sports City y este viernes disputará la final del Mundial de Clubes ante Fluminense.

Los campeones de la Champions League tuvieron una sólida presentación ante los asiáticos sin las presencias de Erling Haaland y Kevin De Bruyne sumado al aporte de Julián Álvarez, quien jugó 27 minutos.

El férreo planteo con cinco defensores fue la marca registrada del elenco asiático en el comienzo. Los ataques de los Ciudadanos se volcaron sobre el costado izquierdo con un Jack Grealish impreciso frente al buen marcaje de Takahiro Sekine.

La media distancia sacudió la modorra del inicio con búsquedas sin éxito de Rodri y Bernardo Silva, este último tras recibir un pase atrás de Grealish. Esa combinación volvió a ser protagonista a los 18 minutos con un envío llovido del inglés y la pirueta del portugués dentro del área contenida por el arquero, Shusaku Nishikawa. Fue una muestra de creatividad en medio de esa prolongada monotonía.

Urawa Reds defendía con 10 hombres adentro del área y la aparición de la gambeta en los pies de Phil Foden y Matheus Nunes asomó las grietas en la última línea de los campeones asiáticos. 

A los 45 minutos con el gol en contra de Marius Hoibraten, quien intentó cortar un centro de Nunes y estampó su rechazo en la red. Manchester City se retiró a los vestuarios con la ventaja en su favor.

Walker escaló con la pelota desde la derecha hacia el centro y mandó un pase en profundidad a la corrida de Mateo Kovacic. El futbolista croata marcó el 2-0 frente a la salida del portero a los 51 minutos del tiempo general. Siete más tarde, Bernardo Silva amplió distancias (3-0) con un remate que se desvío en Hoibraten.

Con la tranquilidad causada por la abultada diferencia, Pep Guardiola metió tres cambios para resguardar piezas con el foco puesto en la final. Esto posibilitó el ingreso de Julián Álvarez a los 63′. La Araña estuvo muy cerca de anotarse en la lista de goleadores, pero Shusaku Nishikawa desvió su tiro a quemarropa en el último cuarto de hora.