Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 19 de octubre de 2020
  • Actualizado 23:23

Luis Suárez cae de pie en el Atlético

Luis Suárez cae de pie en el Atlético. EFE
Luis Suárez cae de pie en el Atlético. EFE
Luis Suárez cae de pie en el Atlético

Luis Suárez ha caído de pie en el Atlético de Madrid. Sus dos goles y una asistencia en 20 minutos de juego redondearon una poderosa puesta de escena de sus compañeros ante el líder de LaLiga Santander, el Granada, al que ganaban 3-0 antes de la entrada del uruguayo, con quien doblaron el resultado a 6-1.

Hace una década, las gradas rojiblancas del ya extinto estadio Vicente Calderón tenían un grito recurrente cuando el balón se acercaba a la portería contraria: "¡uruguayo!".

Eran los tiempos de Diego Forlán, única 'Bota de Oro' de la historia del Atlético. Con la llegada de Luis Suárez, las expectativas eran altas, pero no tanto como para esperar un arranque como este en el Metropolitano, que habría gritado "¡uruguayo!" si no estuviera vacío por la emergencia sanitaria.

Suárez, que en su veloz presentación del sábado se mostró dispuesto a ganarse "un espacio" en el museo rojiblanco al ver la camiseta del 'Cacha' Forlán, no pudo iniciar su andadura de una mejor manera.

No solo su llegada al Atlético de Madrid tuvo efecto en sus compañeros de delantera, que ya llevaban un 3-0 en el minuto 70 cuando ingresó, sino que cuando lo hizo en el minuto 70 en lugar de Diego Costa, facilitó una asistencia a Marcos Llorente para el 4-0 y marcó el 5-0 de cabeza y el 6-1 de disparo cruzado.

Hasta entonces vio desde la grada como el resto de sus compañeros de ataque dejaron claro que no van a facilitar la elección al entrenador argentino Diego Pablo Simeone.

Costa marcó de cabeza en la primera opción que tuvo en el minuto 9, Correa asistió el primer gol y marcó el segundo en el inicio de la segunda mitad, Joao provocó un penalti, dio el pase del 2-0 y anotó el tercero, y ya con Suárez en el césped, Marcos Llorente hizo el cuarto precisamente a pase del charrúa.

Todos ellos contribuyeron a desarbolar al hasta ahora líder de LaLiga Santander, un Granada que era el único equipo invicto del campeonato hasta su visita al Wanda Metropolitano, el primer envite liguero para el Atlético, que se incorpora al campeonato en esta tercera jornada por haber disputado la Liga de Campeones en Lisboa.

Con su actuación, allanaron el estreno de un Luis Suárez que se presentó en el Wanda Metropolitano con apenas dos entrenamientos con el conjunto rojiblanco. El uruguayo entró en el césped con la camiseta de juego en la mano y aplaudiendo a su nueva casa, aún vacía de aficionados por la emergencia sanitaria, mientras se dirigía a su lugar en la grada, banquillo ampliado en estos tiempos.

Disfrutó el charrúa desde su asiento del primer tanto rojiblanco, un cabezazo de Diego Costa tras un centro de Correa procedente de una jugada de aluvión rojiblanca que había empezado por la banda contraria; y vio el partido finiquitado por el pisotón dentro del área del portugués Domingos Duarte sobre Joao Félix, que suponía un penalti para el 2-0 en el minuto 16. Pero Saúl Ñíguez, o mejor dicho un fantástico vuelo del portero portugués del Granada Rui Silva.

Tras una primera parte en la que Silva evitó otras dos opciones de Costa justo antes del descanso -una de ellas en fuera de juego-, en la segunda Joao Félix fue el gran protagonista, con un centro espectacular para el recorte y disparo de Correa nada más arrancar la segunda mitad; y luego anotando el 3-0 tras un pase de Correa en el que Diego Costa se inhibió para dejarle espacio al disparo.

Con el duelo volcado, ingresó Suárez al campo junto con Marcos Llorente para formar pareja de ataque en lugar de Costa y Joao, y su primer contacto no pudo ser mejor: pase del uruguayo al espacio para la llegada de Llorente, y 4-0.

No fue sino su presentación, porque minutos después fue Koke Resurrección el que buscó a Suárez al espacio, y el disparo cruzado del charrúa no entró en portería por muy poco. En el 80 reclamó un penalti de Fede Vico que el árbitro Estrada Fernández fue a revisar en la pantalla y decidió no conceder finalmente.

Lo mejor vino después: un centro de Marcos Llorente desde la derecha en el 85 acabó en la cabeza del uruguayo, que remató a placer ante Rui Silva, y cuando la fiesta parecía completa con el 5-1 en el marcador, una combinación con Víctor Machín 'Vitolo' acabó en disparo al palo de Suárez, que recogió el rebote para hacer el 6-1 con la pierna izquierda.

Un estreno feliz para un Wanda Metropolitano que cuando se llene de aficionados volverá a gritar "¡uruguayo!" en el ataque, pero esta vez no se dirigirá al '7' de Forlán, sino al '9' de Suárez.

"Para el jugador a veces es importante cambiar. Vengo a un club que me ha dado una bienvenida espectacular, se nota en el ambiente, te llevas una buena impresión desde el principio y eso se ve en el campo", manifestó el charrúa a 'Movistar LaLiga' nada más acabar el encuentro.

Su objetivo de hacerse "un espacio" en ese museo no pudo comenzar mejor: partícipe en una goleada, con buen entendimiento con sus compañeros con apenas dos entrenamientos y motivado. "No sé cómo un club como el Barça le ha dejado salir", se maravilló Diego Costa. El Atlético ya tiene un nuevo ídolo para gritar "¡Uruguayo!". 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad