Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 21 de octubre de 2019
  • Actualizado 13:53

“Locuras” de 8 jugadores: disco en casa y un filete bañado en oro

Los gustos son excéntricos. El chileno Arturo Vidal montó un baile en su hogar, el colombiano Falcao estrenó un celular de cuero y oro 28 kilates; y el italiano Balotelli gastó 191 mil dólares en un carro camuflado.
“Locuras” de 8 jugadores: disco en casa y un filete bañado en oro


Hay cosas sencillamente inalcanzables para el ciudadano “tipo”, aquel que está totalmente ajeno al mundillo de los futbolistas internacionales envueltos por la fama, las excentricidades y las extravagancias.

De lo contrario, resultaría difícil explicar cómo es posible que un jugador haya decidido montar una discoteca dentro de su casa, que otro regale una isla completa a un amigo, como regalo de bodas, o que otro compre la vivienda de un vecino para “evitar” ruidos en su mansión y así lograr total serenidad en sus días de descanso.

Y detrás de todos esos gustos se “esconden” nombres propios.



EL REY ARTURO Y SUS FIESTAS EN CASA El mediocampista chileno Arturo Vidal, que milita en el Barcelona de España, es el hombre que resolvió mandar a construir una disco en su hogar. No se olvidó de ningún detalle: el sitio cuenta con pantallas LED, luces robóticas y una plataforma especial para el DJ de la fiesta. La casa del Rey Arturo se encuentra en Peñalolen y costó 83.2 millones de dólares.

Parece tratarse de una buena manera de divertirse a lo grande sin tener que salir y exponerse ante los lentes de las cámaras de la prensa. Arturo arrastra ya varios antecedentes relacionados con la indisciplina. En 2015, cuando se disputó la Copa América de Chile, el trasandino fue detenido tras conducir en estado de ebriedad.

A ENTRENAR EN UN CAMIÓN Llamó varias veces la atención el arribo del uruguayo Walter Pandiani (ex Osasuna español), ahora fuera del ámbito futbolístico. No llegaba en un auto BMW o un Mercedes. Lo hacía montado en un camión Iveco de color rojo, lleno de discos vinilos con su nombre, una escopeta y la bandera de su nación.

En el Osasuna, incluso tuvieron que apartarle un espacio más amplio para que el jugador ubicase su flamante vehículo.



MANSIÓN “RUIDOSA” El Argentino Lionel Messi, emblema del Barça, muestra un perfil muy bajo ante la prensa. Sin embargo, que su aparente quietud no engañe. La Pulga también se anima a gustos o “necesidades” que rozan la rareza.

Resulta que Leo se hizo de una mansión de 8.7 millones de dólares de unos vecinos para que ningún ruido pudiera invadir la “paz” de su imponente y caro hogar, situado en la ciudad de Castelldefels.



UN OBSEQUIO “PARADISÍACO” Se casó su amigo y manager, Jorge Mendes, y el portugués Cristiano Ronaldo, actual goleador de la Juventus italiana, no tuvo mejor idea que comprar una isla y dársela como regalo. El sitio natural está ubicado en Grecia. Calculan que va de los 3.3 a los 56 millones.

CR7 continúa dando la nota. Durante una cena con su actual pareja en un elegante restaurant londinense, el luso pagó 33.7 mil euros en apenas dos vinos, que finalmente ni terminó, pues se marchó al cuarto de hora de la visita.

EL TIGRE Y EL ORO El colombiano Radamel Falcao no se queda atrás. El delantero de 33 años, que analiza su salida del Mónaco, sorprendió a todos, hace unos meses, al ostentar un celular hecho con oro de 24 kilates y fino cuero negro. El aparato, con sus iniciales, costó 6.7 mil dólares.



IBRA NO SE QUEDA ATRÁS Y si de islas hablamos, hay otro jugador que invirtió en una para poder cazar con tranquilidad: el sueco Zlatan Ibrahimovic. La isla de Davenso, sobre 500 hectáreas, es suya. Ibra tuvo que pagar 2.8 millones de dólares para la transacción.



RIBÉRY Y EL FILETE DORADO El francés Franck Ribéry tampoco escapa a esta suerte de lista de futbolistas excéntricos. El extremo del Bayern de Múnich germano visitó uno de los restaurantes más caros de Dubai. Allí pidió el plato más costoso y peculiar del menú: un filete bañado en oro de 24 kilates.

Ribéry canceló 1.349 dólares para degustar dicho platillo.



BALOTELLI Y SU AUTO CAMUFLADO El italiano Mario Balotelli, que de niño fue adoptado, dio de qué hablar con un auto Bentley camuflado al estilo militar por las calles del Viejo Continente. Para lucirlo, el italiano, de 28 años, erogó 191 mil dólares. Por descuido, el vehículo fue llevado por la grúa en muchas ocasiones.