Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 03 de marzo de 2024
  • Actualizado 00:36

Lampe va a La Boca con 11 vallas invictas

El portero nacional vuelve a La Bombonera como titular y figura de la escuadra decana. El objetivo es mantenerse en la cima, empieza a las 17:00.
El portero boliviano Carlos Emilio Lampe protagoniza un partido con su equipo, Tucumán, en el certamen local.      LATE.COM
El portero boliviano Carlos Emilio Lampe protagoniza un partido con su equipo, Tucumán, en el certamen local. LATE.COM
Lampe va a La Boca con 11 vallas invictas

Han quedado atrás los días en los que esperaba una oportunidad en el banco de alternos de Boca Juniors porque Carlos Lampe alcanzó un pico alto de rendimiento en su nuevo club, Atlético Tucumán, en el que ha tenido 11 partidos sin recibir goles.

Asimismo, ya forma parte del pasado la poca continuidad y confianza que le dieron durante su estancia en Vélez Sarsfield.

La coyuntura de lo que va del 2022 es totalmente diferente para el portero de la Selección Nacional, quien se ha ganado el reconocimiento de propios y extraños.

Una actuación consagratoria fue, sin duda, en el empate 0-0 que el Decano cosechó frente al River de Marcelo Gallardo, el 11 de junio en el mismísimo Monumental de Núñez.

No solo sus compañeros de equipo, el DT de Tucumán, Lucas Pusineri, y el periodismo lo ponderan.

También va creciendo la “Lampemanía” entre los aficionados del actual líder del torneo argentino y la provincia donde reside.

Con este panorama, El Gigante y compañía visitarán hoy (17:00) al conjunto xeneize en La Bombonera. La consigna es llevarse la victoria para seguir mirando a todos desde arriba.

El cotejo corresponde a la jornada 16 del certamen doméstico del vecino país.

Si bien después de hoy quedarán todavía 11 fechas (son 27 en total), se trata de una parada brava para Tucumán y un partido especial para Lampe.

El portero cruceño se sumó en 2018 al seis veces campeón de América, justamente para ser una variante en la Libertadores de ese año.

Sin embargo, la oportunidad nunca llegó y quedó relegado por detrás de Esteban Andrada y Agustín Rossi.

Posteriormente, estuvo vinculado a Vélez Sarsfield por un breve tiempo, donde las cosas no cambiaron.

“Lo de Vélez fue una pesadilla para mi hijo, un momento complicado. Fuimos a visitarlo para levantarle el ánimo”, había contado a Marcas (La Razón) su padre Juan Carlos.

Más allá del hermoso sueño que viven en el aquí y ahora, Lampe no puede “dormirse en los laureles”.

A pesar del irregular presente de Boca, se le avecina al cruceño un desafío complejo.

El cuadro azul y oro ha tenido un nuevo cambio de entrenador por la destitución de Sebastián Bataglia y la designación de Hugo Ibarra, que venía de dirigir las reservas.

Los días de gloria, en los que ellos y otros exídolos fueron importantes, distan del rendimiento actual.

Lampe ya supo responder con solvencia en el Monumental. Le tocará visitar otro “templo” del balompié argentino.

Bolivia estará expectante de lo que ocurra en La Bombonera.