Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de octubre de 2019
  • Actualizado 20:19

La Verde de Farías, con 7 goles en contra

Bolivia trastabilló (4-1) ante Venezuela, en Caracas, y sumó su segunda caída en la era del DT. Rondón demostró categoría; Gilbert descontó.
Luego de ocho años, el gramado de la capital venezolana recibió a la Vinotinto. EFE
Luego de ocho años, el gramado de la capital venezolana recibió a la Vinotinto. EFE
La Verde de Farías, con 7 goles en contra

En exactamente un mes, la Selección Nacional de César Farías suma siete goles en contra. El 10 de septiembre cayó 3-0 ante Ecuador, en Cuenca, y ayer lo hizo frente a Venezuela (4-1), en Caracas. Los números no son los mejores en su carrera por adquirir rodaje de cara a las Eliminatorias Sudamericanas.

El combinado boliviano fue sacudido por la Vinotinto. El resultado significó el segundo tropiezo en la “nueva era” que lleva el sello del estratega llanero al frente del conjunto.

Y si el experimentado Salomón Rondón confirmó sus dotes y participó con dos anotaciones, el delantero cruceño Gilbert Álvarez se encargó de sacarle brillo a su botín con la diana del honor a favor de la Tricolor.

En su regreso a la capital de su país, después de ocho años sin jugar allí, la selección local salió al ataque desde el pitido inicial.

El elenco dueño de casa aprovechó los descuidos de la zaga nacional en el tramo final del primer tiempo. En apenas cuatro minutos puso dos goles.

El primero se dio en el 38, con un cabezazo de Yangel Herrera tras un cobro de tiro de libre de Rómulo Otero y una salida poco efectiva del portero Jorge Arauz.

En el minuto 40, el segundo tanto llevó la marca  de Darwin Machís, quien recibió un desvío dentro del área de su capitán, Tomás Rincón. Los sinsabores para la Verde continuaron en el complemento. En el 49, Rondón anotó con una preciosa chilena. La acción comenzó con un tiro libre que rebotó en la barrera boliviana y un pase de cabeza.

Tras un rápido ataque, Gilbert Álvarez descontó en el 55, al colocar la pelota entre las piernas de Wuilker Faríñez. Fue una jugada atractiva en la que también intervino Juan Carlos el Conejo Arce.

La confianza se elevó en el lado de la visita, que empezó a subir con más solidez. Sin embargo, en el minuto 85, el árbitro cobró penal para el anfitrión, tras una entrada en el área boliviana. El Gladiador Rondón tomó el control con su derecha (4-1).

Farías no se llevó la mejor parte en el duelo de técnicos venezolanos.