Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de octubre de 2019
  • Actualizado 15:59

Karateca y futura médica va a su primer Mundial en Japón

Maité, de 19 años y campeona panamericana juvenil, está ansiosa. Gracias a su recorrido es una de las cuatro sudamericanas en el torneo. Pese a la dificultad, quiere el podio. 
Maité Consuelo Alejandro, en su presentación dentro de un torneo en el CEFED de La Tamborada. Noé Portugal
Maité Consuelo Alejandro, en su presentación dentro de un torneo en el CEFED de La Tamborada. Noé Portugal
Karateca y futura médica va a su primer Mundial en Japón

De junio de 2017 a la fecha, Maité Consuelo Alejandro no cambió dramáticamente. La muchacha, de 19 años, en aquel entonces se erigía como campeona panamericana juvenil en Estados Unidos, con apenas 17 (rompía todos los esquemas prematuramente y dejaba una enseñanza cual cachetazo).

Dos vueltas al sol después, Maité sigue manteniendo su esencia sencilla y disciplinada, aunque hay una salvedad importante en lo global: ha evolucionado deportivamente.

La karateca boliviana está ante su mayor desafío, su debut en el Mundial de Tokio, Japón (del 21 al 24 de noviembre), cita en la que podrá competir luego de que sus hermanas Ivana y Andrea, su médica y su entrenadora personales, respectivamente, la asistieran durante su recorrido, sin mayores pagas por parte de Maité que la sonrisa de la satisfacción y la medallita de oro empuñada en su mano derecha.

“Es un sueño que se hace realidad. Se trata de mi primer Mundial con 19 años.  Me siento muy emocionada por todo lo que va a venir”.

De que se encuentra ante el reto más grande en lo que va de su carrera no hay dudas. Y de que a pesar de la complejidad del certamen irá en procura de una medalla, tampoco. “Realmente no lo esperaba a esta edad. No lo podía creer. Es el torneo más importante de mi vida. Debo entregar todo. Las competidoras son muy buenas. Pienso llegar al podio, quiero  hacerlo. Entrenaré duro para estar ahí”.

“Tengo que estudiar, entrenar y ayudar en casa. Mi tienda no se cierra. De eso vivimos”

Será una de las cuatro karatecas sudamericas que dirán presente en un total de 35 mujeres en la categoría Open (sin edad ni peso definidos).

Esto fue posible luego de que el sensei Kjarol Herrera, presidente de la Federación Boliviana, evaluara sus condiciones y concluyera que la nacida en Chuquisaca es la indicada y merecedora para pelear en suelo nipón.

De ahí el agradecimiento y la voluntad de Maité, que sabe cuán necesario es intensificar los ensayos en los dos meses restantes.

Y deberá hacerlo sin descuidar sus estudios en la carrera de Medicina (se encuentra en época de exámenes y prácticas) y la tienda de barrio de su familia. Ella asegura que es imposible dejar el pequeño comercio en un segundo plano, puesto que esos ingresos son los que ayudan en los gastos de la casa.

“Tengo que estudiar, entrenar y ayudar en casa. Hago de todo. Mi tienda no se cierra nunca. Siempre estamos al pendiente, pues de eso vivimos”.

Contar con la colaboración activa de sus hermanas es un “plus necesario” para la capitalina, que entiende que ambas la apoyan en todos los torneos. “Andrea conoce mi recorrido y me prepara. Ivana me asiste mucho en la parte médica. Me va cuidando para que no sufra lesiones”.

Recientemente se postuló para lograr una beca  en intervenciones urbanas. Tramitar la visa también es una tarea pendiente. “Hay mil cosas por hacer”, señala, con gran ansiedad.