Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:27

Inglaterra finaliza con la agonía de Alemania

El cuadro de los Tres Leones fue efectivo (2-0) frente a un combinado teutón que no pudo soportar la presión de lo locales. Los ingleses avanzan a los cuartos de final.
Raheem Sterling (i) festeja ante una defensa alemana desparramada en el área. EFE
Raheem Sterling (i) festeja ante una defensa alemana desparramada en el área. EFE
Inglaterra finaliza con la agonía de Alemania

Inglaterra compensó sus carencias futbolísticas y se impuso con claridad (2-0) sobre  una Alemania que nunca demostró el brío ni la fe necesarios para contestar la energía de los anfitriones.

Nunca pudieron los alemanes, con un juego más pulido y técnico, sobreponerse a las más de 40.000 gargantas que convirtieron el duelo en un evento de alto voltaje.

En los primeros 10 minutos mostraron a una Alemania enchufada, con ganas de vivir en campo contrario y Kroos y Goretzka rebanando cada intento de Inglaterra de salir con el balón jugado.

Pese a todo, ambos equipos atacaban con balas de fogueo. Preparados para una batalla larga, a la vista del número de prórrogas que se han disputado en estos octavos de final.

Un potente tiro de Sterling desde lejos, desvió Neuer con suficiencia, sacó a los ingleses de su letargo. 

Con más empuje que juego, y arrastrados por su incansable afición, Inglaterra tomó el mando y amenazó en centros desde los costados, que nunca conectaron a la red.

A la media hora, con el partido muy equilibrado, le tocó a Alemania disponer de su gran ocasión: de nuevo Havertz, desde la media punta lanzó en profundidad a su compañero en el Chelsea Timo Werner. 

Empatados a cero al descanso, el regreso de vestuarios comenzó de forma similar a la primera parte, con una Alemania dominadora de la posición, pero con problemas para hacer daño a los entonados centrales de los "Three Lions".

Inglaterra demostró en el minuto 75 por qué se la ha metido desde el principio entre las favoritas. Grealish en una acción abrió por banda de Shaw, y el pase de la muerte lo convirtió en gol, quién si no, Sterling, el único inglés que había visto puerta.

Quiso entonces reaccionar Alemania, castigada por su pasividad en el partido, y en seguida dispuso de una buena falta al borde del área por una entrada sobre Kimmich.

A los 86, Inglaterra apareció con Grealish para habilitar en una jugada similar a la del primer gol, a un Kane que sentenció así el pase a los cuartos de final ante el dolor e impotencia de los alemanes.