Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 26 de enero de 2021
  • Actualizado 17:07

Tres hijos de los mundialistas del 94 mantienen la “dinastía” futbolera

El arquero de Wilstermann Daniel Sandy, el volante de Blooming Erwin Junior Sánchez y el delantero de Always Ready Rodrigo Ramallo brillan en el balompié nacional. El sueño de sus padres es que jueguen un Mundial. 
Marco Antonio Sandy (i) zaguero mundialista y su hijo Daniel arquero de Wilstermann.  ARCHIVO-OPINIÓN
Marco Antonio Sandy (i) zaguero mundialista y su hijo Daniel arquero de Wilstermann. ARCHIVO-OPINIÓN
Tres hijos de los mundialistas del 94 mantienen la “dinastía” futbolera

La pasión por el fútbol se lleva en la sangre. Algunos de los jugadores que vivieron esa experiencia, al disputar el Mundial de Estados Unidos, tienen a sus hijos en las canchas de la División Profesional.

El plantel de “oro” que tuvo el fútbol boliviano en las Eliminatorias Sudamericanas de 1993 y el torneo organizado por la FIFA en 1994 dejaron un sello en el corazón y la memoria de la afición boliviana con la esperanza de revivir una experiencia como sucedió hace 26 años.

Sin embargo, de los 22 jugadores que fueron parte de ese histórico plantel, a la cabeza del español Xabier Azkargorta, solo tres apellidos suenan en la primera división del balompié boliviano.

El futbolista más novel en la División Profesional y con un apellido mundialista es Daniel Sandy (nació en Tamaulipas, México, pero se cédula de indentidad indica cochabambino de 19 años), quien en las últimas cuatro fechas del torneo Apertura (dos triunfos, un empate y una derrota) se constituyóen una pieza fundamental en el arco de Wilstermann.    

Su padre, el zaguero Marco Antonio Sandy, manifestó su alegría porque supo aprovechar la oportunidad que tuvo, ante la ausencia del arquero titular Arnaldo Giménez (expulsión) y de Hugo Suárez (lesión).

“Es una gran emoción y una bendición de Dios. Pensar en jugar partidos oficiales de la Profesional era algo impensado”, dijo el Toro. 

El juvenil con mérito propio pide su continuidad en el once titular luego de atajar un penal al jugador de Real Potosí, Nicolás Aguirre, en el Félix Capriles.

“Fue una gran tensión en el momento del penal. Sin embargo, él tiene experiencia para atajar penales en las inferiores del club Wilstermann”, dijo el padre. 

El sueño de Marco es que su hijo pueda jugar en la Selección Nacional (menores y absoluta) y tenga la dicha de estar en un Mundial con la Verde.

RAMALLO El exgoleador de América William Ramallo tiene a su hijo Rodrigo (30 años) jugando en el plantel de Always Ready, quien ya fue parte de la Selección, como delantero.

El futbolista nacido en Santa Cruz vistió las camisetas de The Strongest (2018-2013), Wilstermann (2013-2014), The Strongest (2014-2016), Vitoria de Brasil (2016), The Strongest (2017), San José (2018-2019) y Always Ready (2020).

Además, fue parte del tricampeonato nacional con el gualdinegro y la última corona que logró con San José (2018).

“Él esta recuperando su nivel y fue un jugador determinante en todos los equipos que jugó. Debería ser convocado para jugar en la Selección, sería un gran aporte en el ataque”, dijo William.

El Goleador de América también tiene el sueño de que Rodrigo pueda jugar un Mundial y mantener en alto ese apellido que se coreó hace 26 años en las Eliminatorias del 93.

SÁNCHEZ El volante Erwin Sánchez, hoy entrenador de Oriente Petrolero, tiene a su hijo del mismo nombre en el cuadro de Blooming. El futbolista también fue parte de la Selección Nacional en las Eliminatorias Sudamericanas que se disputaron este año.

Erwin Junior (28 años) nació en Lisboa, Portugal, pero también asumió la nacionalidad boliviana porque sus padres son cruceños.

Vistió las camisetas de Real Potosí (2016), Águeda de Portugal (2016-2017) y Blooming (2018-2020). 

La estirpe de los históricos del balompié nacional se mantiene en el país, pero de los 22 futbolistas que fueron parte de esa gran hazaña pocos tienen a sus hijos en la cancha y, en algunos casos, “colgaron los cachos”.

YA NO JUEGAN Hace unos años también estuvieron en esa misma línea los hijos de Julio César Baldivieso, quien jugó en varios clubes del país, pero hoy dejó las canchas.

El volante Mauricio Baldivieso fue el jugador más joven de la historia del fútbol boliviano en debutar en primera división, a sus 12 años con la camiseta de Aurora (2009-2011). Posteriormente, defendió los colores de Real Potosí (2012), Aurora (2012), Nacional Potosí (2013), Universitario (2015), Wilstermann (2016) y San José (2016).   

También estuvo en las canchas del balompié nacional el hijo de Milton Melgar, quien terminó su carrera en Brasil.

Milton Erick Melgar (35 años) comenzó su carrera deportiva en Aurora (2005), Oriente Petrolero (2006), Carabobo de Venezuela (2007), Oriente Petrolero (2007), Bolívar (2008), Deportivo Anzoátegui de Venezuela (2009-2010), Universitario (2011), Real Potosí (2012) y Río Branco de Brasil (2013).

2

Hijos de los mundialistas vistieron la camiseta de la Selección Absoluta, Rodrigo Ramallo y Erwin Junior Sánchez.