Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 16 de mayo de 2022
  • Actualizado 14:53

Hamilton-Verstappen, el duelo por la corona 2021 y millonarios premios

Hoy se cumplirá la última prueba de la Fórmula Uno en el circuito de Yas Marina en Abu Dabi, donde se determinará al campeón de la temporada. La competencia también definirá los 4.5 millones de dólares al ganador.
El piloto neerlandés Max Verstappen, con el trofeo en Arabia.    El Inglés Lewis Hamilton fue ganador la última competencia.            EFE
El piloto neerlandés Max Verstappen, con el trofeo en Arabia. El Inglés Lewis Hamilton fue ganador la última competencia. EFE
Hamilton-Verstappen, el duelo por la corona 2021 y millonarios premios

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) y el siete veces campeón mundial inglés Lewis Hamilton (Mercedes) llegan empatados a puntos (369.5), y con la tensión elevada a la máxima potencia, a la última carrera del año, el Gran Premio de Abu Dabi, que decidirá hoy, en el circuito de Yas Marina, el Mundial de Fórmula Uno más emocionante de los últimos años.

Hamilton, de 36 años, ganó el pasado fin de semana el debutante Gran Premio de Arabia, donde elevó a 103 su propio récord histórico de victorias en F-1 al firmar su octavo triunfo del año, igualando los 369.5 puntos de Verstappen, de 24; segundo en Yeda y que sigue líder al contar una victoria más. De tal manera, hoy será campeón del mundo el que acabe la carrera por delante; pero si ninguno puntúa, el título se lo anotará, por lo antes reseñado, el neerlandés: dando lugar a todo tipo de suspicacias a causa de la extrema agresividad de ambos contendientes.

La última prueba del año deja la siguiente distribución de puntos en Abu Dabi: otorga 25 puntos al primer puesto, 18 al segundo, 15 al tercero, 12 al cuarto, 10 al quinto, 8 al sexto, 6 al séptimo, 4 al octavo, 2 al noveno y 1 al décimo piloto que cruza la meta.   

MILLONARIOS PREMIOS Unos 4.5 millones de dólares son los que pone en juego hoy sobre la pista de Abu Dabi Lewis Hamilton. Un bonus que el inglés se ha llevado en seis de las últimas siete temporadas y que sirve de impulso económico al piloto inglés, el mejor pagado de largo del campeonato de Fórmula Uno.

Hamilton percibe unos 55 millones de dólares por temporada, según lo que firmó antes del comienzo de este campeonato con el equipo alemán, pero se lleva también un pellizco en concepto de bonus, que compensa el hecho de que no exista “prize money” en este deporte por Gran Premio ganado. Ni siquiera lo hay para el piloto que se lleva el campeonato del mundo. Todo el dinero que perciben los pilotos lo hacen a través de la relación contractual con su equipo, además de los patrocinios personales en el año.

El piloto de Stevenage, junto a su sueldo, tiene una serie de primas en función de las carreras que gane y si consigue el título a final de temporada o no. Tras conquistar su séptimo título en 2020, según Forbes, Hamilton reclamó 4.5 millones adicionales que este año pone en peligro por el empuje de un Max Verstappen que está muy lejos de las cifras del británico y se embolsa casi 26 millones de dólares como salario base por temporada y que, con todas las primas del año, podría incrementar hasta 41 millones.

No en vano el neerlandés es el que más carreras ha ganado este año (9), más podios (17) y más poles position (9), mientras que la bajada de ingresos de Hamilton se explica también por la mayor competencia. El año pasado dominó con 11 triunfos, 10 poles y 14 podios, mientras que este lleva 8 victorias, 5 poles y 16 podios. Si la hegemonía de Hamilton en la pista parece aplastante, más lo es aún en las cuentas, donde posee el honor de ser el mejor pagado desde que en 2014 desbancara de esa posición a Fernando Alonso.

MARCAS Y CONCIENCIA A diferencia de otros deportes, donde los patrocinios ocupan una parte muy importante, y en muchas ocasiones mayor que los ingresos del propio deporte, en la Fórmula Uno, los continuos viajes y las restricciones por parte de los equipos rebajan de raíz estas pretensiones.

Esto no impide a Hamilton ser el piloto que más percibe a final de año por sus patrocinadores, con unas ganancias estimadas de 10 millones de euros, muy por delante de un Verstappen que apenas llega al millón de dólares. El británico tiene acuerdos con la marca de bebidas energéticas Monster, con marcas de ropa como Puma y Tommy Hilfiger, con las tecnológicas Sony y Bose (de auriculares), con la empresa de cascos Bell, y también es embajador del videojuego Gran Turismo Sport.

Sin embargo, Hamilton juega un papel muy importante también en los patrocinios de su propio equipo y en los últimos años ha añadido un matiz protesta a sus actuaciones en la pista. La lucha por el movimiento “Black Lives Matter” (materia viva negra), con el uso de vestuario negro y el cambio de color de coche, de gris a negro, es uno de los ejemplos más claros de una de las cláusulas del contrato de Hamilton, que especifica que Mercedes tiene que apoyar sus causas.

Esto también causa problemas cuando un patrocinador del equipo no se ajusta a los ideales del heptacampeón. El caso más reciente es el de Kingspan, empresa de material de construcción que tiene su pegatina en el monoplaza de Mercedes y que está relacionada con los materiales de los que estaba hecha la torre de Grenfell en Londres, que se incendió en 2017 dejando 72 fallecidos.